Emprender no es tecnología es actitud proactiva

Yo no fui el “listillo” ni el sportsman activo y sociable durante mi infancia, en todo caso pude ser un niño noble y soñador (por lo que me han contado) dado que sí desarrollé desde muy pequeño una gran pasión, ilusión y creatividad pero que rara vez exteriorizaba. La pena es que en mi afán de estimular y apoyar a los demás, prolongué mi ingenuidad durante muchos más años de los que hubiese deseado. La mayoría de las veces no tuvo el menor sentido. Las ideas en un entorno infértil no son bienvenidas, nunca.

Emprendiendo desde niño

A los 8 años creé junto con mi hermana nuestra primera (y única) exposición de caricaturas y dibujos. Ella dibujaba y yo traía a los “clientes” al “museo”. A los 10 años vendí durante un verano pulseras hechas a mano y canicas de colección. El negocio fracasó al incorporar como empleados a los que debían ser mis clientes que, dicho sea de paso, ni producían ni compraban.

A los 12 años vendía pelotas de tenis y de frontenis de segunda mano en perfecto estado. Además, intentamos vender botellas de vidrio recicladas. Para completar esta experiencia empresarial y pulir mis dotes de negociador, intercambiaba tazos (figuritas con forma de círculo que se vendía en los paquetes de snacks o golosinas y con las que jugábamos) y cromos (de jugadores de fútbol) con mis amigos y compañeros.

Y la tecnología hizo su aparición

mi pueblo

Durante toda esta etapa no disponía de Internet ni de teléfono móvil y vivía en un pequeño pueblo de Valladolid de apenas 250 habitantes. Cuando entré de lleno en la adolescencia, las cosas cambiaron ligeramente. La era de las máquinas entró en nuestras vidas a los 13 ó 14 años. Aunque yo jugaba cada fin de semana al tenis (hasta los 18), mis amigos y compañeros comenzaron a sentirse particularmente atraídos por la electrónica de consumo: primero fueron los Tamagotchi, las Play Station y luego las Game Boy y todos sus derivados. Ya no había tiempo ni motivación para jugar al fútbol ni para montar en bici y nos habíamos hecho demasiado grandes para seguir haciendo cabañas en los árboles o para fabricar cualquier transporte rudimentario que nos permitiese navegar por el río o por el canal que regaba las tierras cosechables. Mis amigos estrenaron sus primeras motos a los 14 o 15 años y desaparecieron los resquicios de cualquier atisbo de actividad sana. Hasta hoy.

El fin de la Humanidad

Poco a poco mi creatividad, mi ilusión y mis ganas de hacer cosas fueron desapareciendo: no había apoyos. A día de hoy, me da pena regresar al pueblo que me vio crecer y ver que ni los jóvenes ni los mayores pasean. Donde ya no se ven bicicletas en las puertas de las casas. Donde los desempleados desgastan los sofás del salón (aunque por suerte sigue funcionando el bar). Donde hay edificios públicos en perfecto estado pero inutilizados. Donde escasea la comunicación entre vecinos. Donde se penaliza cualquier atisbo de iniciativa. Donde la alegría sólo se manifiesta dos veces al año en las fiestas populares. Donde cada día están más aislados del mundo. Lo peor es que no hay vuelta de hoja. Las diferencias entre unos y otros les impide buscar alternativas…

Emprender es tener amor propio

Emprender y tomar la iniciativa no tiene que ver con la crisis económica, ni con los días de lluvia y frío, ni directamente con la tecnología ni con parecerse a los emprendedores de Silicon Valley. Más bien, tiene que ver con tener un poco de amor propio, abrir los ojos y ver las cosas de otra manera, tener ideas, buscar una mejora de tu entorno, colaborar y cooperar con los demás, etc.

Cómo me gustaría poder desarrollar iniciativas de impacto social y cultural en los pueblos de Valladolid que mejoraran el clima social y laboral que los rodea. Sería un sueño volver a ver generaciones unidas, vida en las calles, movimiento, un cuidado por los espacios públicos y tantas otras oportunidades que, junto con las tecnologías sociales, amplificarían el mensaje.

Ya sabes mi historia, ahora tú: ¿qué sucede en tu entorno?

Cuatro millones de españoles ya tienen LinkedIn

La red social profesional más importante del mundo, LinkedIn, tiene ya 4 millones de usuarios registrados en España, principalmente en las grandes ciudades como son Madrid, Barcelona y Valencia. A nivel mundial, ya supera la cifra de 220 millones de usuarios.

España ha sido desde siempre un país interesante para LinkedIn, un mercado en expansión, por eso decidieron abrir una sede en nuestro país. Eligieron bien puesto que dadas las dificultades del contexto económico actual, se hace necesario el uso de una herramienta tan potente para mejorar los procesos de selección y mejorar la oferta de los candidatos.

LinkedIn permite una gestión eficiente de las relaciones profesionales estableciendo contactos privados, a través de empresas y de grupos de debate y permite llegar a límites inimaginables hace apenas unos años. Sin embargo, el mero hecho de darse de alta no es necesario. Hay que aprender a utilizar la plataforma, hacer buenos contactos y, sobre todo, llevar a buen puerto tu estrategia de networking (hacer contactos) y de personal branding (tu imagen e identidad profesional). ¿Sabes cómo hacerlo? ¿Le estás sacando partido al potencial de LinkedIn? Si no conocías la herramienta o tienes dudas sobre su eficacia, ya sabes, silba…

Fuente: Trecebits

Socorro, tengo el teclado desconfigurado

El otro día se me desconfiguró el teclado del ordenador. Ocurrió cuando sin querer pulsé alguna tecla, o busqué algún signo como la “@”, “:”, “?”, etc. y me salían signos distintos a los que yo quería incluir en mis textos. La búsqueda de una solución a este problema es inevitable si, como yo, procuras escribir bien y lo haces muy a menudo todos los días. Yo utilizo Windows 7 y te voy a contar cómo conseguí reconfigurarlo en 4 pasos. Espero que te resulte de utilidad:

PASO 1

Dirígete al “panel de control” de tu ordenador que suele estar en el desplegable de “INICIO” en la parte inferior izquierda de tu pantalla.

panel de control uno

PASO 2

Busca la opción de accesibilidad, teclados, o configuración similar

panel de control dos

PASO 3

Busca la opción “teclados”, “cambiar teclados”, “cambiar idiomas”.

panel de control tres

 

 

PASO 4

Selecciona el idioma que te interesa. En este caso es el “español” y quita el que te molestó. No te olvides de “aplicar” los cambios antes de aceptar.

panel de control cuatro

 

Con estos pasos yo conseguí resolver el problema. Si tú también has resuelto el tuyo gracias a este post, recuerda que comentarlo es una forma de agradecimiento. Suerte :).

Comercio: la selección natural devorará tu PyME

Todos sentimos muy de cerca la crisis pero yo sé que quizás tú más. Te sientes afectado por lo que tu empresa ha sido, por ser la tercera generación y quizás no haya nadie que te releve, por los logros que un día obtuviste, por tu situación actual. Lo que no me queda claro es dónde has estado desde 1998 a 2013. Dime qué estás haciendo hoy y ahora para “salir del hoyo”. ¿Me lo explicas?

Sé que rondas los 60 años y estás cansado, quizás “quemado” mentalmente y lo que es peor, nada motivado. Sé que hay influencias a tu alrededor que no transmiten optimismo. Pero yo quiero ayudarte. Siempre lo quise. Sé que si pones de tu parte, si adoptas una actitud positiva y ves las cosas de otra manera, saldrás de ésta. Deja que te cuente algunas ideas que te pueden servir para reflexionar y coger fuerzas de nuevo para “la última cruzada”:

Los que venimos detrás y vemos las posibilidades que ofrece la tecnología pedimos al comercio que abra los ojos y “se ponga al día”. Sabemos y sabes que vas a tener que competir contra todos: contra los grandes, contra los pequeños, contra las mafias, contra todos. Y no hay más remedio. A tus 60 años te queda mucho por aprender y, al ritmo que evoluciona la sociedad, incluso vas a tener que reinventarte un par de veces más antes de jubilarte (que será a los 70 aproximadamente). No te resignes. La actitud conservadora que te ha guiado “a ciegas” en estos últimos años de penurias no funciona, ya lo has visto.

Que no te enteras, Contreras

“Los negocios necesitan reinvención: los éxitos pasados no garantizan éxitos futuros”, ya lo dijo hace unos días Antonio Díaz Morales, director general de Nebrija Business School. Ya sabrás que a diario se organizan numerosas jornadas en tu ciudad para que intentes aprender nuevas técnicas de venta, ponerlas en marcha y así volver a entusiasmarte por tu trabajo. Por si fuera poco, en estas mismas jornadas puedes encontrar a clientes o colaboradores. Sal de tu oficina y empieza a respirar el ambiente de la calle. Pregúntales qué necesitan o qué les llama la atención. Ellos mismos te agradecerán que lo preguntes. Sigue siendo primordial la actitud e imagen del factor humano, no lo olvides (neuromarketing). Da tú el primer paso. Nadie más lo dará por ti.

Han pasado muchos años y no te has enterado de lo que pasaba en la calle y de cómo han cambiado los patrones de los consumidores. Te has dejado impresionar por las grandes superficies, y te has conformado con vivir de la clientela de toda la vida (que poco a poco envejece, como tú, y sale menos y cuyos hijos ya no van a tu tienda). Creías que la crisis era un ente abstracto, que los Gobiernos lo arreglarían con recetas mágicas. ¡Y un huevo! Ya lo has visto. No hay recetas. ¿Y ahora qué? No sólo no tienes clientes sino que has perdido a los que habías fidelizado hace más de 30 años. Sigue lamentándote. Llora todo lo que quieras.

Somos animales. La teoría de la evolución te afecta

La selección natural de Darwin no era un cuento. Es una realidad: reinventa tu empresa y adáptate para poder sobrevivir en un entorno cambiante. Ahora más que nunca, los consumidores tienen el control del barco. Hablan entre ellos y tú no te enteras (redes sociales). Buscan y se informan y a ti no te ven (un nuevo invento que se escribe y pronuncia así: I-N-T-E-R-N-E-T). Buscan ofertas y tú no ofreces nada (cupones, descuentos, packs y lotes, etc.). Mientras, tú te dedicas a recoger encargos por teléfono donde por lógica sólo puede entrar uno a la vez. Eso sí, utilizas WhatsApp o el correo electrónico para enviar vídeos, cadenas de mensajes y chorradas de todo tipo…

Adopta el cambio

Sécate las lágrimas y deja de patalear. Cambia esa cara. La misma cara que ofreces todos los días a tus cuatro paredes desde hace ya unos años. Iba a decir a tus clientes, pero en tu tienda no entra nadie. Si cambias la cara, te cambiará también la voz para gestionar con más predisposición las llamadas de teléfono. No soy yo el que tiene que vender cuando te llamo por teléfono para una consulta.

Así, ¿dónde esperas llegar? No me quiero extender mucho más. Reflexiona y ya me contarás. Pero no tardes mucho. Ya conoces el dicho: “el que no corre, vuela”. Te deseo mucha suerte.

Espero tus noticias.

Quiénes son los caballeros Mapmakers: rock your party

He decidido recuperar la entrada que publiqué en mi viejo blog para hacer un breve comentario del mismo y, a su vez, presentaros un evento al que finalmente no acudiré en mayo pero que os recomiendo que sigáis por vídeo o a través de redes sociales.

Mapmakers: haciendo que algo suceda

Han pasado dos años desde que escuché hablar por primera vez sobre los “mapmakers”, que en español se traduce como “creadores de mapas”. Son personas, al menos las que yo conozco, vinculadas profesionalmente al marketing, a los medios sociales y al deporte, que residen en la zona de Valencia y Alicante y quienes han creado un auténtico hub o ecosistema de optimismo, disrupción y creatividad muy esperanzador en estos tiempos tan, a priori, desalentadores. Evidentemente hay más personas que intentan diferente y tienen otras profesiones como broker de bolsa o alpinista.

Los mapmakers defienden a ultranza su capacidad para intentar, y para dar siempre más. Son creativos, independientes, se fijan objetivos y los cumplen y son radicalmente inconformistas. Algunos nombres propios son Isra García, Álex Rubio, Jorge Yepes, Enrico Ahrens, Óscar Valdelvira, Nadia Calatayud, Aitor Contreras, Octavio Pérez…

Rock Your Party

Tras esta descripción, y dadas las capacidades de este grupo de gente, parecería que sus aptitudes y destrezas están al alcance de unos pocos. Por ello, el próximo 24 de mayo haremos que el círculo de los mapmakers se amplíe. Tendrá lugar en la ciudad alicantina de Alcoy el congreso “Internet cambia todo” que organiza Isra García (IG) junto con el ayuntamiento de Alcoy. Tendremos la oportunidad de escuchar y aprender de 12 grandes profesionales de Internet y de los medios sociales. No os quiero dar demasiados detalles pero la jornada promete ser única.

No lo perdáis de vista. ¡Viernes 24 de mayo a las 17h!

“Se ríen de mí porque soy diferente, yo me río de ellos porque son todos iguales” – Kurt Cobain