Cómo decirle a tu familia que vas a ser nómada digital

Hace tiempo que vengo pensando en ello, estudiándolo, analizando, preparando el terreno… y tú, ¿estás pensando en emprender un gran viaje y trabajar a distancia o buscar trabajo temporal en un destino? ¿estás pensando en irte de casa o del trabajo rutinario entre cuatro paredes? ¿Tu familia no lo entiende? A veces puede ser la discusión que no lleva a ninguna parte. En cualquier caso, tienes que decidir y no hacer nada también implica una decisión tomada. ¿Vas a hacerlo o no? ¿Tienes motivos? ¿Ha hecho click tu cabeza para dar el salto?

¿Sabes una cosa? No tienes que pedirle permiso a nadie (salvo que seas menor de edad, obviamente). Hazlo, si realmente lo deseas. Nótese que el título dice “vas a ser nómada digital…” no dice “te gustaría ser…”. La determinación en la toma de decisiones es innegociable, con todas las consecuencias.

Es posible que te lleve varias semanas intentar decir cuatro frases seguidas para explicarle a tu familia (y amigos) que quieres ser nómada digital pero no te ha sido posible. No te dejan acabar y sólo encuentras en ellos cara de incredulidad y comentarios como… “¿y con eso vas a ganar mucho dinero?”, “¿y qué vas a hacer todo el tiempo que no estés trabajando?”, “me parece totalmente improductivo ir de aquí para allá” “¿y cómo vas a cubrir tantos gastos?”, “¿te vas a independizar así para ganar cuatro duros?”… Es cierto que a estas alturas no necesitas pedirle ningún permiso pero conviene que lo sepan y que además lo comprendan. ¡Espera un momento! Es posible que esta sea la primera vez que escuchas hablar de este concepto, así que empecemos por el principio:

¿Qué es un nómada digital?

¿Qué es un nómada digital? Básicamente, como dice Adrián Díaz en Mercados21, es “una persona que ha logrado desvincular su trabajo de su lugar de trabajo”.  

Puede ser una persona que haga viajes cortos o un viajero que se mueva por todo el mundo sin pasar por casa en una buena temporada. En cualquier caso, sí que es común la característica de movilidad. Para empezar, es importante reseñar que no todos los nómadas digitales son iguales ni trabajan en lo mismo, ni se la pasan viajando todo el año. Me remito a las palabras de Joan Boluda: “Hay 3 perfiles de nómada digital: el emprendedor, el freelance autónomo y el trabajador por cuenta ajena con empresas en remoto”. En definitiva, como dice Joan, “un nómada digital es una persona que usa Internet para desempeñar su trabajo y/o vender sus conocimientos a otras personas o empresas”.

El nómada digital se caracteriza porque no es sedentario y porque trabaja online. Y, además, hay otro concepto maravilloso como es el “knowmad” del que se ha escrito un libro que te recomiendo (lee mi resumen aquí) y que hace referencia a aquellas personas que se dedican a vender su conocimiento. Por lo tanto, hay quienes se considera “knowmada digital”, como Franck Scipion, creador del portal www.lifestylealcuadrado.com/.

Ejemplos de profesiones ideales para nómadas digitales

Sí, cada vez hay más profesiones que nos permiten ser nómadas digitales. Algunas son: traductores (idiomas), diseñadores (web, gráficos, etc.), programadores informáticos, fotógrafos, consultores, community managers, blogueros, profesores online, psicólogos, artistas, etc. No te imaginas de lo que es capaz la gente. Te dejo este artículo de Dnomad.club para que veas…

Como ya empiezas a comprobar, esta idea no es una iniciativa aislada que se me ha ocurrido a mí, hay miles de personas desarrollando su vida fuera de la oficina. Es más, según Pieter Levels, creador de Nomadlist.com y uno de los jóvenes emprendedores más respetados en este ámbito, en 2035 seremos mil millones de nómadas digitales. Incluso hay congresos de nómadas digitales como el DNX (Buenos Aires 2017 y Barcelona 2018) o Nomad City en Las Palmas (https://www.nomadcity.org/). Hay una industria creada por y para los nómadas digitales.

Motivos para ser nómada digital

Cada uno tendrá los suyos evidentemente pero, como diría el amigo Alfonso Alcántara “Yoriento”, “motivación no es tener ánimos sino tener motivos”. Aquí te explico algunos:

Cambiar de estilo de vida: tomar una vía alternativa a la velocidad hacia ninguna parte, al cortoplacismo, a las ataduras, a los horarios, a la rutina, etc. Hay quien te dirá “por irte muy lejos no vas a resolver los problemas”, pero tú no escuches. Quizás sí encuentres la solución fuera. En cualquier caso, que cada uno procure resolver los suyos.

Conocer lugares y gente: O mejor conocer iniciativas concretas en sitios concretos. Por ejemplo, “pasar quince días en Las Palmas de Gran Canaria conociendo personas increíbles en los distintos espacios de coworking al tiempo que colaboro con un club deportivo en su estrategia de marketing y entreno como un loco para mi próximo desafío deportivo”, “viajar a Ciudad Yachay, un polo de innovación y centro de conocimiento en Ecuador y colaborar con las organizaciones instaladas allí” o “pasar un tiempo en Chiang Mai, Tailandia, la meca de los nómadas digitales” o “ir a Estonia a ver cómo se montan ellos aquello de la sociedad digital” o “ir a Finlandia a conocer escuelas innovadoras” o ir por fin a visitar a mi familia de Argentina sin dificultades ni remordimientos, “o viajar a Costa Rica para trabajar una semana con un amigo que tiene una empresa de realidad virtual”, “o a visitar a unos amigos en Bali (Indonesia)… Cuantas más personas conozcas más conexiones puedes generar.

Aprender más y más rápido: Para crecer hay que cambiar y debes ser consciente de que tienes que adoptar nuevas estrategias y planteamientos personales y profesionales. Esfuerzo, mucho, y foco. No es ninguna locura, es una evolución natural propia de la curiosidad de nuestra generación millennial. ¿No eres millennial? Te acogemos, no te preocupes.

Si tu familia ve que eres feliz, no tendrán ninguna objeción pero siempre eres tú quien decide. En definitiva, “viajamos para eliminar la frontera más peligrosa: la que nosotros mismos creamos”. (Blog Marcando el polo)

En próximas publicaciones seguiré hablando sobre este tema tan apasionante y, en concreto, sobre qué tendríamos que aprender para desarrollar este estilo de vida así como herramientas y recursos de interés imprescindibles. ¿Te ha resultado interesante? ¡Comparte tus inquietudes!

Deja un comentario