Festival #4Gatos 2018: Vivienda e Internet para combatir la despoblación

Del 26 al 29 de julio de 2018 se celebró la segunda edición de “4 Gatos”, el Festival contra la Despoblación que organiza el Ayuntamiento de San Pelayo en la provincia de Valladolid (España). Acudimos, como el año pasado, y participamos como oyentes en la segunda jornada que abordó una mesa redonda sobre iniciativas para el desarrollo del medio rural.

La mesa redonda estuvo protagonizada por tres iniciativas como son la Universidad Rural del Cerrato en Tabanera del Cerrato (Palencia), el proyecto “Volviendo al Campo” promovido por la Asociación Horuelo junto con la cooperativa Proempleo, y Ecopera que promueve encuentros juveniles y campamentos para adultos en la provincia de Cáceres. Al final del artículo tienes una imagen con el programa del Festival al completo.

Vivienda e Internet para combatir la despoblación

Tras la presentación de las iniciativas, la alcaldesa de San Pelayo, Virginia Hernández, que se encontraba entre el público, intervino para aportar la necesidad imprescindible de un cambio en el modelo de vivienda que permita recuperar las casas y los edificios abandonados así como promover un acceso a los mismos en forma de alquiler. Y reflexionaba: “los jóvenes no estamos en disposición de meternos en una hipoteca para comprar una casa en un pueblo, o pedir un crédito para construir o reformar una”.

Cabe reseñar que la propia Virginia, representante del partido político Toma la Palabra, viajó a Bruselas el pasado mes de junio para exponer su visión y misión para con las necesidades del medio rural. Puedes leer la noticia aquí.

Acceso a la vivienda, sí, y una buena conexión a Internet son la venda, la cura que puede cortar la hemorragia del éxodo de población a zonas urbanas (ni siquiera a las ciudades, porque la gente que se va del pueblo no se va al centro de la ciudad sino a núcleos del extrarradio).

Brecha digital

La falta de acceso de conexión a Internet es lo que se conoce comúnmente como “brecha digital” y es uno de los aspectos más icónicos que afectan a la sociedad del siglo XXI. No obstante, hay distintas variantes en la definición del concepto: por un lado está el acceso (material e infraestructura) a la conectividad y a las nuevas tecnologías y, por otro lado, está el uso, apropiación y el aprovechamiento de las mismas (para lo que es imprescindible la divulgación y formación).

Además, puede existir y existe brecha digital entre el medio urbano y el medio rural, entre generaciones, entre géneros, entre colectivos sociales, entre empresas, etc. Nos referimos, por tanto, a una desigualdad que puede derivar en una exclusión social y, en el sentido más extremo, en “pobreza digital” (ocurre por ejemplo cuando las familias no pueden ayudar de ninguna manera a sus hijos para que tengan acceso ni adquieran las nociones básicas de educación digital; no así cuando los hijos utilizan la tecnología sin ningún tipo de control, en ese caso no son pobres sino “huérfanos digitales”).

En cuanto a las infraestructuras se refiere, no nos cabe duda de que la conectividad llegará más pronto que tarde… ya sea a través de la banda ancha, fibra óptica, satélite, etc. Está reflejado en la Agenda Digital de los Gobiernos como punto de trabajo prioritario y ya se encargarán las instituciones y las empresas de telecomunicaciones de que se ponga en marcha. Lo que en realidad nos preocupa es la otra brecha digital mencionada, la del buen uso, la brecha en las habilidades y competencias de utilización.

Nuestra visión:  que la despoblación nos encuentre bien vivos

Hoy en día se habla mucho de la transformación digital y nosotros nos quedamos con esta reflexión de Adam Abadías en Marketing Directo que dice que “toda transformación debe respetar los activos presentes, las personas, y facilitarles la vida teniendo en cuenta los recursos existentes, el contexto y el conocimiento”. Si en el artículo de 2017 hablábamos de 3 ingredientes básicos para hacer frente a -una parte de- la despoblación (información, comunicación y cooperación), en 2018 vamos a considerar 3 actitudes: repensarreaprenderreinventarse.

Raquel Roca, autora del libroKnowmads“, afirma que “quienes no sean conscientes de por dónde pasa el futuro del trabajo y no se preparen para ello se quedarán fuera del ecosistema laboral. Quienes no desarrollen nuevas habilidades para desenvolverse en el día a día, para establecer lazos y conexiones y obtener visibilidad, estarán condenados, como antaño les pasaba a quienes no sabían escribir o leer, a ser los analfabetos del siglo XXI”. Cabe recordar una definición del Alvin Toffler que dice: “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender”. La brecha digital pura y dura.

Debemos explorar nuevas formas de relación, de trabajo, de encuentro, etc. Hoy en día, un joven adolescente puede hacer prácticamente todo a distancia: estudiar la disciplina que más le interese, relacionarse con otras personas del sector, “hacerse empleable” conectando con responsables de empresas o buscando proyectos, puede acudir a congresos, puede recibir y entregar encargos, etc. Antes y durante estos procesos deberá desarrollar nuevas habilidades 2.0 para el teletrabajo (remote working), para el autoempleo (freelancing), etc. pero es cierto que no es posible en todos los sectores y tampoco podemos caer en el “mito tecnooptimista” del que habla Delia Rodríguez y pensar que siempre podremos trabajar desde cualquier parte y en cualquier cosa. No es cierto. Aún hay grandes barreras que salvar al respecto.

“Internet debía ayudar a poblar, pero su ausencia contribuye a despoblar”.

Para concluir, compartimos nuestra alegría y buen sabor de boca tras el Festival: lo cierto es que cuando colaboramos y actuamos por el bien común, el mundo se ve con otra perspectiva, con una ilusión especial (motor para el cambio). Como dice Virginia, “este pueblo (San Pelayo) tiene ahora rincones de color y esperanza”. Y no nos cabe duda de que, gracias a esta actitud, continuará. ¡Enhorabuena y muchas gracias por una nueva edición de Festival 4 Gatos!

 

Un extracto de mi visión y misión en la edad digital

Ya lo dijo Da Vinci, vivimos en «una época de cambio pero, fundamentalmente, en un cambio de época». Las nuevas tecnologías de la denominada “edad digital”, en el marco de la sociedad de la información y del conocimiento, están condicionando nuestra evolución consolidándose como uno de los mayores hitos de la Historia de la Humanidad. Así, considero que nuestra adaptación y adecuada gestión de los cambios (en el ocio, empleo, estudios, negocio, hogar, etc.) suponen la principal alternativa para hacer que la sociedad progrese. Al mismo tiempo, opino que las directrices que se han implantado en torno a las nuevas tecnologías son  irreversibles. Sin embargo, a mi juicio, la sociedad y la tecnología progresan a un ritmo bien distinto, siendo el grueso de la sociedad un colectivo completamente desprotegido.

No resultará extraño si digo que las nuevas tecnologías no son un juego ni una moda pasajera, son la realidad y una evolución intrínseca al siglo XXI. Las circunstancias han determinado que seamos nosotros algunos de los muchos que pretenden ayudar a la evolución de la sociedad, empezando por nuestras familias, y por nosotros mismos. Se trata de poner la primera piedra para construir una serie de peldaños que nos ayuden a escalar hacia otra dimensión, un mundo que jamás pensamos que existiría, un mundo mejor. Las redes sociales agilizan el proceso de las interacciones humanas y podemos sacarle mucho provecho con conocimiento. Las nuevas generaciones se guían en base a nuevos esquemas mentales, nuevos comportamientos y por ende nuevos hábitos, y es nuestra obligación como adultos y responsables, guiarles, protegerles y ayudarles en su crecimiento y progreso. Así, en la actual sociedad de la información, y como bien apunta Dolors Reig, podemos distinguir tres niveles distintos de actuación: las TIC (Tecnologías de la Información y de las Comunicación), las TAC (Tec. del Aprendizaje y del Conocimiento) y las TEP (Tec. del Empoderamiento y de la Participación). Es responsabilidad de los formadores ayudar a que los jóvenes se desarrollen de forma satisfactoria y se preparen para la época que les ha tocado vivir.

Bajo este contexto, cabe destacar que estamos creando una brecha generacional muy importante y grave que nos está acarreando serios problemas a nivel personal y profesional y que nos empuja a una crisis social global (más allá de lo económico) cuyo impacto aún desconocemos. Debemos corregir este desfase por el bien de la sociedad. Es por esto por lo que quiero y creo que debo aportar mi granito de arena para que educación, empleo, negocios y nuevas tecnologías se combinen de manera armoniosa y contribuyan al progreso y a la innovación social.

Soy consciente del desaprovechamiento de oportunidades y del mal uso que se está haciendo de los nuevos medios sociales en determinados contextos y que en múltiples ocasiones generan adicción y provocan desconfianza e inseguridad. Lo veo en los adultos que se resisten a abrir los ojos y lo veo en los jóvenes que por desconocimiento y falta de control “campan a sus anchas” por el mundo virtual. Estoy convencido de que todo esto va a cambiar y que todos depositan en las personas de mi generación su entera confianza para llevarlo a cabo. Los que somos conscientes de las ventajas y de las desventajas de las redes sociales y de las nuevas tecnologías debemos facilitar formación, sensibilización y ayuda a todos en general en materia de educación digital. Puedo afirmar poderosamente que “nada empieza si nosotros no empezamos nada”, y no tenemos tiempo que perder pues es precisamente el tiempo nuestro activo más valioso en este instante.

En conclusión, por tanto, considero que mis ideas y mi trayectoria me llevarán a ayudar a la sociedad (pequeños y medianos empresarios, centros culturales y cívicos (AMPAs, colegios e institutos, asociaciones de barrios y de vecinos, fundaciones y asociaciones) que en gran medida desconoce el enorme abanico de posibilidades que ofrece Internet y que les impide obtener mayor rentabilidad en su día a día. Además, en función de los intereses y los objetivos estableceremos unas pautas y una estrategia para lograr que las buenas predicciones se cumplan.

A los 25 años tengo la fortuna de haber encontrado mi leitmotiv y es el momento de poner todos los medios para convertirlo en un sistema de vida. Como decía Víctor Hugo, “no hay nada más poderoso que una idea cuyo momento ha llegado”, y creo sinceramente que la revolución digital deben liderarla personas como tú y como yo. Si no somos nosotros, ¿quién? Si no es aquí, ¿dónde? Si no es ahora, ¿cuándo? ¿Cómo puedo ayudarte?

Gracias por hacer que suceda. Te invito a conocer estas y muchas otras opiniones y reflexiones en las publicaciones en www.eduskopia.com así como en el resto de mis aportaciones a la web social.

Año 2012, el Apocalipsis del marketing tradicional: El primer libro que no escribí

Rebuscando entre mis archivos… encontré los sedimentos de uno de los tantos proyectos que lanzamos y que se quedan en el camino. En este caso, te presento tal cual los apuntes que un buen día de 2011 decidí anotar bajo la forma de un e-book titulado “Año 2012: el Apocalipsis del marketing tradicional”. Comparto este boceto esperando que te guste y que quizás te inspire:

Este es un libro para el ciudadano que ha oído hablar de las redes sociales y las nuevas tecnologías pero no se ha animado a utilizarlas. Es un libro para los padres y abuelos que no han tenido el tiempo, y quizás tampoco la capacidad, para asimilar la evolución y los nuevos entretenimientos y necesidades de sus hijos y nietos. Consideramos este libro como un punto de partida para que la convivencia entre realidades tan distintas no aleje a los unos de los otros, a pesar de los años. Es un libro cuyo objetivo es unir generaciones completamente fraccionadas. Es un libro para todos los públicos que trata temas sociales pero también se centra, como no podía ser de otra manera, en las ventas, los negocios, los emprendedores, la educación y la cultura, el marketing y el nuevo y enfermizo mundo de las redes sociales. Es, en definitiva, un compendio de los cambios que se han producido en la sociedad explicado de forma que cualquiera lo pueda leer. PD: Prometemos definir y explicar cualquier palabra que consideremos «post-apocalíptica».

Autores: una amiga y Lisandro Caravaca

  1. Prólogo (autor externo)

  2. Introducción (escrita por ambos)

  3. Nuevos hábitos. Cultura 2.0. Padres e hijos en el siglo XXI.

  4. La comunicación 2.0

  5. Neófitos del Social Media. ¿Qué es un blog? ¿qué es una red social?

  6. Marketing moderno. ¿Qué ha cambiado?

  7. E-commerce

  8. Branding – marca personal

  9. Nuevas tendencias: geolocalización, códigos QR, realidad aumentada

  10. Terminología 2.0 básica.

Existe una creencia que sostiene que el día 21 de diciembre de 2012 llegará el fin del mundo. Esta profecía se basa en que el calendario maya termina un ciclo de 5125 años de duración. Algunos escritores de la nueva era plantean que los habitantes de la Tierra experimentarán una transformación física o espiritual positiva, que marcará el comienzo de una nueva era. Otros sugieren que la fecha de 2012 marca el fin del mundo o de una catástrofe similar.

Yo coincido, sin lugar a dudas, con los escritores. Comenzamos definitivamente una nueva era. En mi opinión, se consolidará la evolución de la cultura hacia nuevas formas poco comunes: evolución (elementalmente necesaria) de la educación; transformación (ya visible) de la comunicación; internet llegará a muchos más hogares en el mundo y serán las redes sociales las que marquen las pautas a seguir en el mercado, en las relaciones humanas y en la forma de vida de millones de personas.

En 2012 se extenderá (si no lo ha hecho ya) por todo el planeta el fenómeno de los Social Media (medios sociales) que absorberá y protagonizará el modelo de negocio de todas las empresas que pretendan subsistir. No habrá opción. Nadie podrá resistirse. Esta evolución tecnológica, social y cultural exige, por tanto, la metamorfosis del ser humano. Es el momento de que estos conceptos que ya llevan cinco años desarrollándose cobren sentido en la vida humana. Es importante que, desde el punto de vista comercial, las marcas empiecen a existir en el “nuevo mundo”: el mundo online, que ya no es tan nuevo.

Además, como todo el mundo sabe, España, en nuestro caso, está sufriendo una severa crisis económica y de valores que no sólo ha mermado nuestra solvencia sino también nuestra confianza en el mercado y en las posibilidades. En este contexto, parece lógico que la innovación y el desarrollo de la creatividad (i + d +c) son la única salida a la crisis y a la lucha frente a la competencia. Es importante tener en cuenta que, aunque se venda menos, hay otras vías para hacer negocio y es necesario comprender también, que el nuevo consumidor, gracias a las posibilidades tecnológicas y creativas, es más selectivo y compra de manera diferente (véase el auge del e-commerce y el poder de la recomendación social).

Sin lugar a dudas, falta mucha instrucción y conocimiento acerca de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías y el entorno de las redes sociales. Es importante que las PYMES se interesen, al menos, por un gran abanico de descubrimientos que ya se están implementando con garantías de éxito. A su vez, los empresarios deben recuperar la confianza y sobre todo delegarla en los jóvenes que aporten ideas nuevas.

—————————————————————————-

Diseño:

Editorial:

Formato: E-book y papel

Fecha de presentación:

Fecha de publicación:

Precio y modo de pago:

Precampaña y postcampaña

 Como podrás comprobar, en 2011 ya apuntaba hacia el estudio y la concienciación de la brecha digital entre generaciones y al acompañamiento de las pequeñas empresas en Internet y en los medios sociales, pero en aquella época jamás podía imaginar que al cabo de un tiempo nacería Eduskopia ;).

¿Tú qué opinas? ¿Crees que acerté en mis predicciones?

 

*Fuente de la imagen: Actualidad Editorial

Socorro, tengo el teclado desconfigurado

El otro día se me desconfiguró el teclado del ordenador. Ocurrió cuando sin querer pulsé alguna tecla, o busqué algún signo como la “@”, “:”, “?”, etc. y me salían signos distintos a los que yo quería incluir en mis textos. La búsqueda de una solución a este problema es inevitable si, como yo, procuras escribir bien y lo haces muy a menudo todos los días. Yo utilizo Windows 7 y te voy a contar cómo conseguí reconfigurarlo en 4 pasos. Espero que te resulte de utilidad:

PASO 1

Dirígete al “panel de control” de tu ordenador que suele estar en el desplegable de “INICIO” en la parte inferior izquierda de tu pantalla.

panel de control uno

PASO 2

Busca la opción de accesibilidad, teclados, o configuración similar

panel de control dos

PASO 3

Busca la opción “teclados”, “cambiar teclados”, “cambiar idiomas”.

panel de control tres

 

 

PASO 4

Selecciona el idioma que te interesa. En este caso es el “español” y quita el que te molestó. No te olvides de “aplicar” los cambios antes de aceptar.

panel de control cuatro

 

Con estos pasos yo conseguí resolver el problema. Si tú también has resuelto el tuyo gracias a este post, recuerda que comentarlo es una forma de agradecimiento. Suerte :).