Tag Archives: dieta digital

¿A qué hora dirías que se levanta la gente exitosa y para qué?

Hace tiempo que me llama la atención la costumbre de algunos profesionales que madrugan más de lo habitual por decisión propia. Algunos lo prueban y otros ya lo han incorporado en su rutina (algunos conocidos que me vienen a la mente son @Fotomaf, @JuanMerodio, @FMLopez48). No es casualidad, varios estudios apoyan este método “made in Silicon Valley” de ejecutivos que empiezan a funcionar de madrugada.

Los hay muy extremistas como Michelle Obama (4.30am) o Tim Cook que se despiertan a la hora que se iría a dormir Joaquín Sabina un día de diario (dicen que el directivo de Apple se levanta a las 3.45am y revisa los correos y mensajes, va al gimnasio, desayuna, vuelve a repasar el correo y ya emprende el camino a la oficina) y otros como Richard Branson que se adelantan el reloj tan sólo una hora sobre el resto para ser más productivos. Este tipo de rutinas fuera de lo común son cada vez más habituales en EEUU, epicentro de los métodos de gestión del tiempo, productividad y desarrollo personal.

¿Has pensado en cómo te levantas cada mañana? ¿Sabías que este proceso puede marcar una sustancial diferencia en tu vida? La gente exitosa se levanta temprano.

A esas horas hay menos ruido en general (ambiental, social, etc.), poca actividad en redes sociales y la mayoría duerme. Las distracciones disminuyen –exceptuando si tienes mascotas, claro- y es un momento más que propicio para dedicarlo a uno mismo y rentabilizar el esfuerzo. Toda medida es poca para evitar los conocidos como “ladrones de tiempo”.

Yo siempre he pensado que trabajo y rindo más de noche, entre las diez y las doce, pero quizás pueda sacarle más partido a otras actividades durante la mañana. Ahora bien, es cierto que el entorno también tiene un protagonismo relevante (familia, socios, clientes, vecinos…). Y yo me pregunto: ¿tiene el mismo sentido madrugar tanto en España en comparación con Estados Unidos? Quizás los  horarios y rutinas sean incomparables e incluso podría ser inviable, pero en lugar de despertarse a las 7.30 o las 8, bien es cierto que podríamos empezar a planificar otro ritmo. La práctica hace el hábito y la clave para este proceso es tener cierto margen de flexibilidad.

Método S.A.V.E.R.S.

Y probablemente todas estas personas que tengan integrado su “planning madrugador” ya habrán escuchado hablar del método S.A.V.E.R.S. de Hal Elrod, autor del libro “The Miracle Morning”. Una de las enseñanzas de Elrod refleja que “la forma en la que te levantas cada mañana afecta radicalmente al éxito en cada área de tu vida; todo empieza por tomar total responsabilidad sobre nuestros actos y la manera en la que afrontamos y superamos los retos es lo que hace que nuestra historia sea grande”. A continuación os presento el famoso método S.A.V.E.R.S. y os contaré cómo intentaré probarlo en base a mis preferencias y circunstancias:

A través de “las mañanas milagrosas y los 6 hábitos que cambiarán tu vida antes de las 8:00”, Elrod recomienda levantarse alrededor de una hora antes de lo previsto y aprovechar para meditar, leer, escribir o hacer deporte. Además de crear hábitos efectivos, desarrollaremos la mentalidad necesaria para mejorar nuestra vida. Elrod asegura que nos sentiremos menos estresados, más centrados, atentos, felices… Generaremos más energía, claridad y motivación para avanzar hacia nuestros sueños y objetivos. Life S.A.V.E.R.S. son seis prácticas matinales diarias que puedes realizar tan exhaustivamente como quieras: Silencio + Afirmaciones + Visualizaciones + Ejercicio + Reading (Lectura) + Scribing (Escritura).

Mi simulación de mi “Morning Routine”

En mi caso, voy a hacer una simulación de lo que creo que mejor me podría sentar, cambiando el orden del método para ver qué tal respondo: Lo ideal sería irse a dormir sobre las 23 horas y levantarse a las 6.30h. Dieta digital… nada de pantallas cerca de la cama ni una hora antes ni una hora después de dormir. Además voy a incluir una siesta de entre 15 y 20 minutos después de comer, en el sofá. Yo nunca he dormido siestas. Tendría que buscar dónde encajo otros 15 minutos para pasear con el perro:

1º Ejercicio: 30 minutos aproximadamente. Siempre me ha gustado salir a correr después de todo el día sentado frente al ordenador, veremos qué tal funciona…

2º Silencio: sería ideal en el baño con el albornoz justo después de la ducha, 5 minutitos de relajación total.

3º Desayuno: aprovecharé para ver todos los días una charla TEDx en el iPAD en lugar del depresivo telediario.

4º Afirmaciones: en presente y en positivo, servirán para tener una buena predisposición y mayor confianza en las tareas que realices. Elrod sugiere que nos repitamos lo que queremos lograr y cómo vamos a conseguirlo.

“It’s the repetition of affirmations that leads to belief. Once that belief becomes a deep conviction, things begin to happen”. Muhammad Ali

5º Visualizaciones: al igual que hacen los deportistas, utiliza la técnica de mostrar a nuestra mente cómo queremos que sean las cosas a través de imágenes y comportamientos específicos, imagina cómo te sentirás cuando cumplas ese objetivo que tanto deseas.

6º Lectura: en papel, por supuesto entre 10 y 15 páginas al día. Leer es una de las vías más rápidas para adquirir ideas, conocimientos y estrategias que te permitan ser más exitoso. Lee una novela para evadirte y dejar volar tu imaginación y lee cualquier otro libro para aprender e inspirarte.

PD: ¿Puedo sugerirte que incluyas www.eduskopia.com en tus lecturas matinales?

7º Escritura: desde esbozar el próximo post hasta anotar las afirmaciones, visualizaciones e ideas que se me ocurran en papel…

8º ¡A por todas! En torno a las 9 empezaría la jornada laboral con revisión de e-mails y gestiones pendientes…

Elrod lo llama “milagro” probablemente por los resultados que se consiguen pasadas unas semanas, yo creo que el milagro es que yo mantenga esa rutina, al igual que me pasa con otras que no me motivan especialmente, pero lo vamos a intentar…

 “Every day, think as you wake up, ‘Today I am fortunate to have woken up, I am alive, I have a precious human life, I am not going to waste it. I am going to use all my energies to develop myself, to expand my heart out to others. I am going to benefit others as much as I can.” Dalai Lama

Recursos

[Vídeo] Mi rutina de la mañana milagrosa by Alejandra López

[Web] http://mymorningroutine.com/

[Libro] “The Miracle Morning” by Hal Elrod

[Social] https://www.facebook.com/antesdelas8

Fuente: El País

Nuevo proyecto: Digital Diet Weekend 2016

Hoy, 24 de noviembre de 2015, lanzamos el primero de una serie de proyectos cuyo ritmo no cesará hasta 2017, por lo menos.

Desde Eduskopia presentamos el Digital Diet Weekend, un programa de ocio, turismo y formación diseñado para reconsiderar el uso que hacemos de Internet en nuestro día a día.

Será una experiencia de un fin de semana de dieta digital, entiéndase por “dieta digital” la cantidad de uso que hacemos de Internet y otros dispositivos. Tendrá lugar en una posada rural en el corazón de la comarca de Vega de Liébana, en Cantabria.

Te proponemos un reto: comunicarte, divertirte, reflexionar, crear y convivir prescindiendo de la tecnología digital durante 72 horas

La I edición del Digital Diet Weekend será el próximo mes de abril de 2016 y tendrá lugar en la Posada de Cucayo (Comarca de Liébana, Cantabria). Una posada en un paisaje idílico en la montaña cántabra, “donde lo humano se hace grande”. Escenario propicio para disfrutar, concentrarse y relajarse.

El programa incluye:

*Seis sesiones de trabajo (incluye una sesión de coaching a cargo de profesional cualificado)

*Dos sesiones deportivas (opcional)

*Documentación, bibliografía y material informativo, etc.

*Actividades de ocio y tiempo libre

*Desayuno, comida, cafés y cena en buena compañía.

Toda la información se irá actualizando en www.eduskopia.com/digital-diet-weekend. Ya puedes hacer tu solicitud de preinscripción.

Espero que te ilusione el planteamiento y que te animes a preinscribirte antes del 31 de enero de 2016.

No Internet Week Experiment, una semana sin Internet

La semana del 10 al 17 de agosto desconecté de Internet (“No Internet Week Experiment”) para conectar conmigo mismo. Creo que no lo había hecho en por lo menos 10 años, lo que ya implica un desafío considerable como es salir de la zona de confort y destrozar los hábitos adquiridos.

Lo increíble de Internet ya no es disponer de ello sino aprender a comprenderlo y sacarle provecho. Y para todo eso siempre es bueno tomar cierta distancia y ver las cosas desde otra perspectiva (think out of the box).

Lancé este experimento aprovechando la semana de vacaciones que había consensuado con un cliente y conmigo mismo con respecto a los diferentes proyectos que tengo en marcha. Sabía que tan sólo sería una prueba, nada radical ni del todo especial.

Avisé a algunas personas de que podrían localizarme a través de llamada telefónica o viniendo a casa (como se hacía antes).” Publiqué el mensaje en las redes sociales antes de apagar el ordenador y desactivar los datos y el wifi de mi teléfono móvil.

 

Objetivos

El objetivo primordial era “desconectar para reconectar conmigo mismo”; es decir, parar el tiempo, silenciar el ruido y reflexionar. Descansar, leer (en papel), hacer otro tipo de actividades (ir a la piscina, por ejemplo), experimentar las sensaciones de desconexión total, ver cómo reacciona mi entorno, etc.

Inspiración

Te estarás preguntando de dónde saqué la idea del experimento. El nombre lo tomé prestado del documental “No Internet Week” que se llevó a cabo hace un tiempo en Reino Unido y la iniciativa como tal fue inspirada por dos publicaciones: una de Luisangel Mendaña y otra de Isra García.

Esta semana, además de leer recortes de prensa que tenía pendientes –algunos desde 2011-, he aprovechado para leer el genial libro “Mapmakers” escrito por el propio Isra García.

Todo esto me servirá mucho para el proyecto que queremos lanzar en Eduskopia a partir del primer trimestre de 2016. Ponte en contacto con nosotros si quieres recibir más detalles, aunque no sepas en realidad de qué se trata.

Conclusiones

Esta semana de “descanso” en casa me sentó bastante bien. Reflexioné y aprendí a conocer mejor quién soy y dónde quiero llegar. Aunque las sensaciones fueron positivas, me dejaron un sabor agridulce, me explico:

Ni viajé, ni hice tanto deporte ni leí como hubiese deseado, por el contrario, salí de fiesta y dormí por encima de mis posibilidades. Es un tanto extraño pues me tomé una semana de vacaciones pero apenas hice algo fuera de lo normal: en realidad ni descansé ni trabajé.

En cuanto al experimento, sucumbí ya el miércoles por la noche cuando consulté WhatsApp y los mensajes privados de Facebook para ver si había recibido algún mensaje de un par de personas en concreto… pero hasta el viernes por la noche no participé activamente hablando por chat con mis amigos para quedar esa noche. No me sorprende demasiado haber cedido ya que soy casi incapaz de seguir una planificación (ya sea una dieta, un plan de entrenamiento o un orden del día). ¿Repetirías el experimento? Por supuesto. Tengo argumentos más que suficientes para demostrar la necesidad de hacerlo y para acompañar a otras personas que puedan estar interesadas en ello, como explicaré más adelante en el post.

Veamos punto por punto el impacto que ha tenido esta semana en mí:

Marca personal: necesitaba reafirmar mi compromiso, coherencia y desarrollo conmigo mismo y trazar las directrices del nuevo mapa profesional que estoy construyendo y al que poco a poco irás teniendo acceso (estrategia de reposicionamiento de marca personal).

Poner el foco: necesitaba concentrarme como nunca y silenciar los ruidos. Desechar el patrón estímulo/respuesta. Evitar la dispersión y las distracciones. Lo cierto es que he notado que he estado bastante ausente en la convivencia dentro de casa, algo externo al uso de Internet.

Influencia y vida social: he podido comprobar que, a día de hoy, mi influencia y notoriedad en redes sociales es cercana a cero y durante estos días no he recibido apenas menciones ni difusión de mis publicaciones. No creas que es fácil asumirlo, pero he tenido tan sólo dos o tres llamadas durante toda la semana.

FOMO: no he sentido como tal el miedo a perderme algo (Fear of Missing Out), uno de los riesgos a los que se enfrenta la sociedad digital actual.

Ansiedad por comunicar constantemente: quizás sí haya sido uno de los puntos débiles pero sin llegar al grado de ansiedad.

Deporte: esta semana opté por correr por sensaciones y olvidarme de las aplicaciones móviles que me marcan la velocidad y la distancia. Por otra parte me ha dado pena no poder donar mis kms reales a iWopi (luego decidí meter los entrenamientos en Strava como “entrada manual” para que contaran).

Think out of the box: hacer este tipo de experimentos te da otra perspectiva de tu vida, de tu realidad y de tu entorno. Siempre hay una forma mejor de hacer las cosas, de organizarse, etc.

Otros: avisé directamente a mis amigos de que estaría desconectado pero que me podrían localizar por llamada telefónica o viniendo a buscarme a casa. Dos de ellos eligieron la primera opción y ninguno la segunda (distan menos de 500 metros de distancia entre nuestras casas).

Seguro que hay muchas más conclusiones de este experimento, pero no hay tiempo que perder. Ya irán apareciendo. Ahora es el momento de seguir dibujando el mapa. No hay trucos.

Planifica tu dieta digital

Uno de mis objetivos es exponer este proyecto en el entorno educativo y empresarial, así como la importancia de los distintos argumentos que puedo esbozar en torno a la dieta digital, la prevención de las adicciones digitales y la transformación digital de las personas (ver grupo en LinkedIn).

Del mismo modo que la dieta alimenticia es la cantidad de alimento que se le proporciona a un organismo, la dieta digital es la cantidad de uso de Internet y otros dispositivos tecnológicos. Ambas afectan a la salud física y mental y para ambas se recomienda un plan sano y equilibrado basado en la productividad, la comunicación, la eficacia, el uso inteligente de Internet y las nuevas tendencias, simplemente por mencionar algunos puntos.

De desconexión y descanso enfocado al mundo emprendedor, habla muy bien Javier Megías: “podrías estar 2 años trabajando 24h diarias sin dormir y no te “acabarías” la pila de tareas que hay pendientes… y que no para de crecer día a día. Por eso he repetido hasta la saciedad que la mejor habilidad de un emprendedor es el foco”.

Y tú, ¿te animarías a reimaginar tus hábitos y a resetear tus costumbres? ¿de qué forma afectaría a tu vida y a tu entorno? Cuéntame. Experimenta contigo mismo y verás…