Carta a mi yo del futuro

Carta a mi yo del futuro: Lisandro Caravaca en 2028

Querido Lisandro del futuro:

Será una “causalidad”… pero hoy, sin ser consciente de que es “1 de abril de 2018, aniversario de bodas de tus padres y Domingo de Resurrección de la Semana Santa”, tras varios meses con este tema en los borradores del ordenador, decido emprender y retomar este escrito. Y no soy creyente, precisamente, ya lo sabes. Bueno, en ti sí creo, es decir en nosotros, ya me entiendes.

Por una parte, reconozco que me da un poco de miedo escribirte esta carta… porque ahora mismo estoy pensando en lo malo y me preocupa. Por otra parte, con malos pensamientos es difícil avanzar y yo siempre he sido más bien idealista y soñador, así que voy a cambiar el chip enseguida para que, el día que releas esta carta, estés orgulloso de nosotros. Ya sabes: “si dejamos salir nuestros miedos, tendremos más espacio para vivir nuestros sueños”.

Esta “carta a mi yo del futuro” es un interesante ejercicio de reflexión, de introspección, de visualización y perspectiva. Que por supuesto es modificable pero te permite poner por escrito los cambios que te gustaría ver en tu vida y ese futuro que sueñas construir y, al mismo tiempo, te posibilita valorar lo que has conseguido hasta ahora.

“¡Cuán largo me lo fiáis, amigo Sancho!” Puede pasar cualquier cosa en diez años… eso es obvio. En 2028 tendré 38 años para 39. Pero el tiempo vuela. Para recordarlo me digo que estamos más cerca del año 2030 que del año 2000.

¡Cuánta incertidumbre! ¿Cómo serás? ¿Seguirás teniendo pelo? Al ritmo que vas con 28, seguro que ya lo tendrás todo blanco, ¿conseguirás mantener tu peso a raya? ¿Qué harás? ¿Seguirás dando vida a Eduskopia y sus proyectos o habrás pasado página? ¿habrás conseguido consolidar diferentes iniciativas? ¿Dónde estarás? Probablemente fuera de Valladolid, en alguna parte del mundo en la que puedas estar conectado con la innovación pero también con la naturaleza o la tranquilidad. No te imagino viviendo mucho tiempo en el centro de una gran ciudad. Espero que no te dejes ganar por el sedentarismo y lleves un ritmo de vida activo motivado por tu pasión y alegría. ¿Serás viajero o más bien tirando a ermitaño? ¿habrás conseguido ser nómada digital durante un tiempo como querías? ¿y con quién estarás? ¿Seguirás en contacto con tus amigos y colegas? ¿te habrás quedado flipado con la mujer de tus sueños? ¿tendrás hijos? ¿Les enseñarás a jugar al tenis desde peques? ¿les gustará? (¡Ay! ¿y si no les gusta el tenis?) ¿y qué hay de tus aficiones? ¿Seguirás disfrutando de la moto que tantos años esperaste conseguir? ¿y del deporte? ¿Seguirás corriendo larga distancia? ¿habrás retomado el tenis con la misma ilusión que cuando eras chaval? ¿y leerás aún más que ahora? ¡seguro que sí! ¿Continuarás con el dichoso síndrome de los nuevos proyectos? Jo, eso me recuerda a este vídeo promocional de la Marca Perú.

¿Y qué hay de tu balance de aciertos y de errores? Espero que hayas aprendido de tus errores pero sin sufrir. Ufff, qué difícil saberlo. Esto depende de un gran cúmulo de factores… ¿y qué hay de tus convicciones? Probablemente mantengas un compromiso social similar al de ahora, o quizás mayor. Y si hay hijos de por medio… quizás aflore tu instinto rebelde y sobreprotector (del estilo a… “a mí me jodieron, pero a mis hijos no”) ¡quién sabe! Eso sí… no te enojes tanto como haces ahora con determinadas injusticias pero tampoco renuncies a cambiarlas si está en tus manos.

Lisandro de 2028, me gustaría que estuvieras siempre atento y dispuesto a colaborar con los demás, e incluso vinculado con una o varias instituciones académicas y con uno o varios espacios de innovación en alguna parte. Esto te da la vida, tú lo sabes. Que te valoren y cuenten contigo, que te hagan sentir parte de algo más grande que tú. Y ojalá te ayuden más a “tirar del carro” y ya no te pase como ahora que tenías que llevar tú absolutamente todo para que funcionara… gestiones, proyectos, ¡todo! Y así es imposible llegar lejos como bien comentabas en tu blog. Verás cómo te echas a reír cuando leas esto.

¿Te siguen gustando las citas célebres? Seguro que sí. Ya sabes lo que decía Heródoto de Halicarnaso: “tu estado de ánimo es tu destino” así que recuerda esta que tú mismo creaste: “una persona joven es aquella que mira al futuro con optimismo”. ¡Ánimo chaval! Volveré a escribirte, te lo prometo.

Fallos graves de 2017 que casi acaban con mi proyecto y conmigo

Terminó 2017, adiós y gracias por las experiencias. Es hora de hacer balance, porque quien no mira hacia atrás, no puede progresar, como ya comenté en el post anteriorRecupero un ejercicio que hacía tiempo que no realizaba y que considero que es muy recomendable para cualquiera que tenga amor propio. Hoy comparto contigo mis fallos más graves de 2017 y no me da reparo hacerlo porque considero que la cercanía y la sinceridad son dos valores importantes. No obstante, antes de comentar los fallos me gustaría contarte una anécdota personal…

Lo cierto es que hace pocas semanas pasé unos momentos muy indeseables tanto física como mentalmente producto del estrés y de la frustración con ansiedad, angustia, baja autoestima, tics nerviosos e incluso pérdida de pelo. Llegué, por primera vez en mi vida que yo reconozca, a un punto de no retorno. No fue grave, no te preocupes, pero sí fue del todo desagradable. Esto me ha obligado a intentar tomarme las cosas de otra manera y a tratar de encarar 2018 con otra forma  de proceder y de actuar.

Mis fallos más graves de 2017

Lo que vas a leer a continuación me ha dolido, y mucho. Poner por escrito ciertos aspectos, en estos momentos, es más o menos como flagelarse. Pero gracias a esos tropiezos estoy más cerca de saber que “al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”, como dijo el poeta Machado. Espero que mi humilde experiencia te sirva ya sea para proyectos concretos –si eres empresario, emprendedor o directivo- o como nociones generales para la vida. Aunque también sabemos –a mí me ha pasado- que no nos damos cuenta hasta que tenemos el problema delante. En cualquier caso, yo no quiero volver a verlos ni en pintura. Trataré de ordenarlos por índice de gravedad, más o menos, a mi juicio:

*El ego: quizás sea el error más gordo. El ego es como la niebla: te impide ver más allá, te impide calcular mejor, te envuelve y somete. Incluso puede dar miedo hasta que la atraviesas y comienzas a ver el panorama de otra manera, con más elementos para decidir. Lección: escucha a la gente con más experiencia, valora lo que te dicen. Acepta las críticas como algo constructivo.

*Repetir fallos de años anteriores: este es el segundo fallo más épico y que es consecuencia de una mala gestión del primero. En realidad, este fallo podría englobar a todos los que vienen a continuación pero aún así vamos a mencionarlos de nuevo. Lección: ya sabemos que no pasa nada si algo no sale como tenías previsto pero no aprender del error es imperdonable y eso sí es tiempo perdido.

*No poner el foco (dispersión): por un lado está el de tener mil y una ideas y tratar de convertirlas en proyecto y por el otro lado está el de lanzar un proyecto de forma correcta. He fallado en ambas, desgraciadamente. Lección: En la primera forma, quizás me ha salido mal por no tener totalmente clara mi especialización, y así no se puede crecer tan rápido. En la segunda, pinché en hueso al no definir correctamente ni segmentar el público objetivo de los productos.

*Copywriting mejorable/poco excelente: He fallado al explicar francamente mal los productos  en las páginas de venta. No supe sintetizar la venta en una idea clave. Para hacer una buena redacción de textos hay que saber ponerse en la piel de la persona que lo está leyendo que, en la mayoría de los casos, no domina el tema como tú.

*Ir en solitario: aunque vamos mejorando… este es, sin duda, un lastre que me acompaña. El hecho de tener poca compañía te limita también a la hora de conseguir crear una comunidad más grande y cohesionada. Lección: un proverbio africano nos recuerda que “si quieres ir rápido, ve solo, pero si quieres llegar lejos, ve acompañado”.

*Crear “grandes productos” sin validar antes: ¡menudo castañazo! Aunque se puede corregir y pivotar, peco de cierta ansiedad por lanzar rápido. Lección: por ahora, olvídate de crear “la gran academia”, prueba productos más sencillos. Aunque pienses en una meta, ve paso a paso.

Puedes tener una idea con buenas intenciones, amplios conocimientos, pasión y actitud pero no es suficiente para triunfar si no encuentras una audiencia y no sabes diseñar y ejecutar un buen plan. Ya lo dijo Séneca, “ningún viento es favorable para quien no sabe a dónde va”, una frase que “amodio” a partes iguales.

En 2017 no es que me haya privado de muchas cosas pero sí perdí una oportunidad de viajar a Nueva York para visitar a mi hermana por intentar sacar adelante un proyecto; y había retomado la práctica de tenis pero lo dejé por no poder invertir en apuntarme a un club; e incluso tenía más o menos decidido que iba a desvincularme del equipo de running por ahorrar en una modesta cuota de 55€/año. En ese “punto de no retorno” del que te hablaba al principio, me prometí que intentaría que esto no volviese a suceder nunca más, y que tendría que encontrar el estilo de vida y crear el sistema de trabajo (remote working) para que nunca más me pierda una oportunidad así por no disponer de recursos (del tipo que sean). Ya te contaré… me hace especial ilusión este último punto.

Para concluir, considero apropiado para la ocasión compartir esta reflexión del postNo tendrás éxitode Isra García: “cuando la visión de ti mismo empieza a expandirse, comienzas a darte cuenta de que hay cosas que tienes que ajustar. Tan pronto como alineas tus valores con tu vida, lo increíble empezará a suceder. Te sentirás más feliz. Vivirás más despierto. El tiempo será mejor aprovechado. Perseguirás sueños más grandes, ambiciones más imposibles”.

Seguro que podría ampliar cada aspecto mencionado anteriormente y no acabaría nunca. Incluso podría escribir un e-book con ello pero considero que este es un buen punto de partida y estamos a tiempo para corregir el rumbo, ¿no crees?. Seguiremos informando. ¡Salud y rock & roll!

8 nuevos proyectos que no lanzaré

Desde hace algunos años tengo una carpeta en mi ordenador que se titula “Nuevos Proyectos“. Por ella han desfilado aventuras inimaginables, ideas y sueños. He decidido desprenderme de algunos de estos proyectos -ocho concretamente- aunque ya he ido borrando varios documentos durante todo este tiempo. Ocho nuevos proyectos que desde este momento ya no figuran en mis archivos. Los únicos documentos sobre los mismos serán los artículos que publicaré aquí sobre cada uno de ellos. Ojalá le sirvan estas ideas a alguien que sí tenga la capacidad y/o los recursos para llevarlos a cabo conmigo o sin mí.

Para cumplir con mi primera palabra de 2017, “foco”, he decidido tomar cartas en el asunto y cambiar algo en mi vida. No se me ocurre mejor manera que empezar a hacer frente al “síndrome de los nuevos proyectos“.

Evolución personal

Esto es un pequeño experimento de crecimiento personal muy al estilo del maestro Isra García. Aunque os parezca algo bastante simple, para mí no es nada fácil renunciar a estos planteamientos. De hecho, hace poco tiempo le di varias vueltas a uno de ellos. Ninguno de los proyectos que voy a presentar es especialmente innovador.

Necesito pasar página. Creo que forma parte de mi evolución y de mi gran proyecto vital “Boost My Progress“. Porque madurar supone aparcar sueños imposibles para centrarse en lo que de verdad importa.

Hoy sólo los mencionaré, pero poco a poco los irás descubriendo aquí, en mi blog, uno a uno en www.lisandrocaravaca.es:

#1 Centro Español de Teatro Ciego

#2 Boost Detroit

#3 Social Media desde la sabiduría indígena

#4 Desafío Senda del Duero Bike Race

#5 Coworkation

#6 Knowmads, viajeros de un presente cuántico

#7 Pucela Innova

#8 Agente de tenistas semiprofesionales

¿Quieres comentar algo o saber más? No lo dudes, escríbeme.

Mis tres palabras para 2017

No he empezado demasiado animado que digamos este 2017 y casi me olvido de la tradición de publicar “mis tres palabras” del año que sirvan para fijar conceptos a modo de guía para cumplir nuestros propósitos durante todo el año. Estos conceptos, sin duda, hacen referencia a sensaciones y reflexiones recientes o que ya se vienen produciendo desde hace tiempo. Al mismo tiempo, el hecho de publicarlo cada año permite analizar y evaluar qué tal te ha ido y si eran las tres palabras acertadas o no…

En 2014, mis tres palabras fueron: Actitud, solidaridad y conexiones. Leer aquí.

En 2015, mis tres palabras fueron crear, crecer y cambiar. Leer aquí.

En 2016, mis tres palabras fueron: convencer(me), colaborar y progresar. Leer aquí.

En 2017…

Mis 3 palabras para 2017

Foco

+

Pasión

+

Oportunidad

Tengo claro que estas son mis 3 palabras para 2017. Ahora tengo que terminar de interiorizar mis estrategias y planteamientos de cara a descubrir cómo quiero convertir las palabras en acción para hacer que suceda. Seguiremos informando.

¿Cuáles son tus palabras para 2017? Comparte en redes sociales con #3palabras2017

El síndrome de los nuevos proyectos, segunda parte

Han pasado casi dos años desde que asumí que tengo el autodenominado “síndrome de los nuevos proyectos”. Hoy, a punto de cumplir los 27, y tras impartir mi primera conferencia en Crea Network (evento que acoge la Agencia de Innovación del Ayto de Valladolid) sobre mi trayectoria profesional como emprendedor, he decidido publicar una segunda parte sobre el tema. ¿Leíste la primera parte?

El síndrome en mi vida

Esta más que claro que me lío yo solo y me dejo liar por otros (en el buen sentido) para trabajar en torno a proyectos ilusionantes con un impacto a corto o medio plazo. Y también soy de los que sabe que está en una etapa de aprendizaje continuo y que ahora es el mejor momento para probar e intentar cosas nuevas que vayan forjando mi personalidad y mi bagaje profesional. Veamos una actualización de los proyectos que he planteado en los últimos tiempos:

A los 25…

logo sportsphiliaSportsphilia fue una empresa especializada en generar negocio para las marcas deportivas en los entornos digitales proyectando la trayectoria del cliente. Apenas duró un año. Más información aquí.

tuAppbogado (colaboré desde su fundación pero no tuve la idea inicial) es una plataforma digital donde podrás contactar de manera fácil y confidencial con abogados especialistas de tu zona planteando tu caso online. Más información aquí.

Guía sobre estrategia de contenido para bloggers: Publiqué una guía útil para mi propio trabajo y que también sirviese de referencia para todas aquellas personas que escriben en Internet pero no siempre saben dinamizarlo como les gustaría. Más información aquí.

Hacia Rutas Digitales: un viaje por Castilla y León en bicicleta para promover la educación digital. Más información aquí.

TrotaVillamarciel 2015, una carrera solidaria en mi pueblo para recaudar fondos para la investigación contra el cáncer. Más información aquí.

No Internet Week Experiment: La semana del 10 al 17 de agosto desconecté de Internet para conectar conmigo mismo. Lancé este experimento aprovechando la semana de vacaciones que había consensuado con un cliente y conmigo mismo con respecto a los diferentes proyectos que tenía en marcha. Sabía que tan sólo sería una prueba, nada radical ni del todo especial. Más información aquí.

KmporAimar es un proyecto social para recaudar fondos y seguir consiguiendo que Aimar tenga una mejor calidad de vida. Y también para dar visibilidad a la nefasta actuación de la Administración con los recortes de la Ley de Dependencia y la falta de apoyo en las ayudas por desplazamiento, manutención, accesibilidad, etc. Más información aquí.

A los 26…

Digital Diet Weekend: es un programa de ocio, turismo y formación diseñado para reconsiderar el uso que hacemos de Internet en nuestro día a día. Más información aquí.

Guía sobre estrategia de marca personal: Esta guía es un documento de 45 páginas esencialmente práctico sobre el caso de la estrategia de reposicionamiento de marca personal de Lisandro Caravaca, es decir el que escribe. Más información aquí.

Boost My Progress: proyecto vital, aún en fase de desarrollo. De vez en cuando publico mensajes en las redes sociales con la etiqueta #BoostMyProgress.

Training Camp: propuesta de campamento de emprendimiento que diseñamos para fomentar la actitud emprendedora de los adolescentes. Más información aquí.

Café Smart (colaboro desde su fundación pero no tuve la idea inicial). El “Café Smart Citizen” o “Café Smart” es una comunidad multidisciplinar de personas implicada en la cocreación de la ciudad desde la innovación ciudadana. Nos reunimos en eventos mensuales donde compartimos conocimientos e ideas entre el grupo y con ayuda de expertos. Más información aquí. Vamos poquito a poco desarrollando contenidos.

Inbox Mobile (colaboro en su comercialización pero no tuve la idea inicial): Eduskopia firmó un acuerdo de colaboración con Inbox Mobile (del Grupo Singular Media) como aliado estratégico para la distribución de aplicaciones móviles (apps) para municipios, organizaciones, centros y empresas de Castilla y León. Más información aquí.

 

A los 27…

Aún no puedo escribir sobre ello porque todavía me faltan unos días para cumplirlos. No obstante, también hay más proyectos sobre los que he trabajado pero que prefiero no contarte y no es por miedo a que copies mis ideas, al contrario, ojalá te pongas en contacto conmigo para colaborar y desarrollarlas juntos. Nada me haría más ilusión que una colaboración win-win. De hecho, la “colaboración” es una de mis tres palabras del año 2016 ;).