Reconocido por el prestigioso portal Trecebits.com como “uno de los 100 expertos en Social Media a seguir”

Hace unas semanas me enteré a través de Twitter de que mi nombre figuraba en un listado de profesionales recomendados. Por lo visto aparecía en una publicación de Manu Duque. Antes de leerlo, reconozco que no presté demasiada atención y pensé que debía de tratarse de otro Lisandro Caravaca.

Acto seguido, abrí el enlace y, efectivamente, se trata de mí y estaba junto a otros profesionales y compañeros queridos y muy admirados. Y no sólo era un listado sino que además éste estaba incluido en el best seller “La Enciclopedia del Community Manager” (2018, Editorial Deusto) del autor Manuel Moreno (periodista, consultor y formador internacional) a quien por supuesto conozco desde hace años pero apenas nos une una gran pasión por la profesión y por nuestro trabajo.

Dicho esto, doy las gracias a Manuel por haber sido reconocido por el prestigioso portal Trecebits.com como “uno de los 100 expertos en Social Media a seguir”. Ahora estoy leyendo el libro, que es muy bueno por cierto, y pronto publicaré un resumen en www.eduskopia.com.

¡Seguimos trabajando, aprendiendo y disfrutando!

Mesa redonda sobre Traducción y Emprendimiento en la Universidad Europea

Ayer, 20 de septiembre de 2016, tuve el privilegio de participar en una mesa redonda de exalumnos (alumni) emprendedores de la carrera de Traducción e Interpretación de la Universidad Europea (campus de Madrid).

Compartí mesa con dos compañeras y un moderador de excepción: Gabriel Cabrera (@tuitsdegabriel) traductor e intérprete que moderó el acto, Irene Santos (@irenesantosb) Scout Manager en AGM Sports; Ana Peñuelas (@APCTranslations), traductora autónoma. Mi compañero de promoción, Daniel Jaenes, nos mandó un vídeo desde Bali, lugar donde regenta Nusahti, su agencia de viajes. Aprovecho este momento para agradecer la invitación a la organizadora Celia Rico y la asistencia a todos los profesores que nos acompañaron (Paola, Elke, Gala, Esther, Fernando, Mark…).

A continuación resumo los temas y respondo a las cuestiones que dieron lugar al debate:

¿Qué hago cuando termine la universidad?

Para mí esa es la pregunta que ojalá nunca tengas que hacerte. Lo ideal sería que fueses descubriendo durante el viaje universitario tu vocación, lo que te hace diferente, lo que te apasiona. Esta duda trascendental fue, sin duda, la más recurrente del acto y seguro que de los años de estudio en la facultad.

¿Debería especializarme? ¿estudiar un máster?

Los cuatro de la mesa coincidimos en que no es recomendable cursar una especialización nada más terminar la carrera, “lo suyo es foguearse un poco en el terreno profesional” antes de decidirse por otro ciclo académico. Yo, por mi parte, recomendé que “cada uno se especializara en conocerse mejor a si mismo“, algo fundamental en el desarrollo de cualquier persona.

¿Cuál fue tu mayor error?

Personalmente, comenté que me hubiese gustado vivir cada momento con más intensidad y atención plena en la actividad que estuviera realizando en cada rato. Son épocas irrepetibles.

¿Cuál fue el mejor momento o etapa?

El primer año de carrera, lo descubres todo y hay un poco de “rienda suelta”. El segundo año, me fui de Erasmus a Cambridge (Reino Unido) y creo que lo aproveché bastante bien.

¿Cuánto tardaste en encontrar el camino a seguir?

En mi caso, ocurrió a los seis meses de terminar aproximadamente. Fui a un congreso sobre comunicación digital y redes sociales en la empresa y aquello me apasionó. Busqué y cursé un postgrado en Community Management, hice prácticas durante 6 meses en una Agencia de Comunicación y RRPP de Madrid y desde entonces sabía que algo relacionado con aquello era lo que me gustaría hacer.

¿Hay alguna experiencia que destacarías de tu paso por la Universidad?

Tengo mala memoria pero hay cosas que no se olvidan… y otras que no se deben contar en público jejej. Me gustaron las asignaturas de Libre Elección (árabe, Historia del Rock, Historia de EEUU). También las prácticas profesionales (colaboré con al menos dos proyectos a través de la universidad: UNICEF y Médicos del Mundo) y por supuesto el año de Erasmus.

¿Nos puedes dar algún consejo para los estudiantes que empiezan ahora en el grado?

Os tenéis que ver como “profesionales en potencia” más que como estudiantes. Con pensar en hacer la carrera no es suficiente, debéis empezar a preocuparos por vuestra estrategia de marca personal, por la reputación digital, por el aprendizaje no formal, por establecer contactos y relaciones laborales, por colaborar y ayudar a los demás en lo que se pueda, etc. En cualquier caso, haced lo que os guste, este consejo final es un requisito fundamental.

¿Cuáles son las cualidades más importantes que deben resaltar en una persona emprendedora?

En mi opinión hay varias… la pasión, la perseverancia, la visión estratégica (con sus respectivas metas), la tolerancia al fracaso y gestión del miedo, la capacidad para pivotar, la autoformación, la colaboración, el equilibrio en la vida personal, familiar, física, mental, laboral, el conocimiento de distintas áreas de gestión…

¿Te has quedado con dudas? Sirva este espacio para comentar y reflexionar sobre todos aquellos temas que te preocupen y/o interesen relacionados con la universidad-empresa. ¡Suerte y ánimo!

lisandro-caravaca-traduccion-y-emprendedores-universidad-europea

Photo credits: Gabriel Cabrera

Imagen destacada: Europeamedia

MAN, los tres factores que determinan el éxito de una venta

En los tres últimos meses he trabajado específicamente las gestiones telefónicas, la prospección de clientes, la objeción de argumentos, la gestión de visitas, las entrevistas personales, el seguimiento y refuerzo de las gestiones, etc. He aprendido mucho gracias a un buen maestro como Santi González, agente comercial freelance residente en Valladolid, quien me ha servido de modelo para ordenar ideas y mejorar lo que estaba haciendo. Espero poder contarte antes de finales de año a qué nos estamos dedicando exactamente en Eduskopia. Me gustaría que fuese en pocos días cuando presentemos “Eduskopia versión 3“.

En esta rutina de aprendizajes, uno de los momentos más interesantes surge cuando salimos de cada reunión e intercambiamos sensaciones y trato de adivinar por dónde ha decidido ir Santi para negociar o responder decididamente a las consultas del cliente.

Aprendizaje: M+A+N

Uno de los primeros conceptos que aprendí fue el famoso “MAN” que determina las garantías de que haya negocio. Man significa Money (medios económicos), Authority (Autoridad para decidir) y Necessity (Necesidad de compra) y es prácticamente fundamental que se cumplan los tres factores para cerrar el negocio. Cabe mencionar que Santi afianzó este concepto en un curso de técnicas de venta a través de un formador llamado Francisco Valiente, entendiendo que “la técnica de persuasión es lo de menos si no se cumplen unos requisitos básicos para poder llegar al cierre de la misma”.

El propio Santi añade este párrafo que aporta muchísimo valor y que declara que “no siempre la ecuación M+A+N recae en una sola persona, y hay que poder establecer esta circunstancia y saber incidir en los factores que más valor tienen en el interlocutor, para que éste pueda tomar la decisión de compra, y buscar ese apoyo que complete la parte o partes restantes del triunvirato. Después de miles de reuniones en diversos sectores y con contextos socioeconómicos muy diferentes, poder reunirse con la persona (o personas) que cumplen la fórmula MAN es una de las claves del éxito de la venta. No hacerlo te puede suponer un esfuerzo inefectivo, entrar en una negociación sin salida y por extensión no efectuar la venta”.

También he aprendido a organizar mejor los contenidos en un Excel incorporando matices como la “temperatura de la gestión” que no es más que valorar del 1 al 10 el resultado del encuentro.

Tanto la temperatura de la gestión como la determinación del MAN son importantes para definir el perfil de tu cliente y para saber a quién vas a volver a visitar y para saber cómo lidiar con él.

Como te decía al principio, más adelante te contaré qué tipo de visitas estamos haciendo. Aprovecho para animar a Santi a que prepare un taller para autónomos en el que nos explique esa magnífica organización de datos que tiene sobre el tiempo que dedica a cada proyecto. También podría dar otro taller sobre la contabilización de los gastos.

Seguimos aprendiendo.

7 Cómo escribir el post ideal

Salu2.0s y bienvenid@ al séptimo envío de la Guía sobre estrategia de contenidos para bloggers.

Ya desgranamos en los envíos cuarto y quinto un decálogo de aspectos que deberías tener en cuenta para elaborar la estrategia de contenidos para tu blog; y en el sexto envío tuvimos como bloguera invitada (guest blogger) a una buena amiga como es Virginia López. En esta séptima entrega me gustaría aportar algunas ideas sobre cómo escribir el post ideal para tu blog. Espero que te resulten de utilidad para tu espacio.

Escribir es un arte. De eso no cabe duda. Como también está sobradamente claro que, aunque escribas, no significa que seas un artista. Pero, ¿a qué tipo de arte nos referimos? Y, volviendo a la idea central, ¿de dónde sacamos la inspiración para escribir el post ideal?, como decía Picasso, “la inspiración existe pero tiene que encontrarte trabajando”. Y por eso me he puesto “manos a la obra” leyendo y reflexionando sobre blogs, creatividad, escritura, etc. Acto seguido comparto contigo mis ideas:

Muchos dicen que “el post ideal” tiene que superar las 300 palabras, que el título debe ser sugerente, breve y a la vez explicativo; que el párrafo introductorio debe enganchar y explicar lo que viene a continuación; que los párrafos deben ser cortos y a ser posible, si el texto es largo, divididos en varios epígrafes con sus correspondientes subtítulos; los entendidos también aseguran que el lector debe poder escanear el documento de un vistazo (eso es lo que hacemos todos antes de decidir si nos interesa el post o no) y que para ello deberemos destacar en negrita los conceptos más destacados de cada epígrafe. Huelga decir que una correcta ortografía es un requisito indispensable para ser un buen bloguero. Se te puede escapar muy de vez en cuando una tilde, pero teniendo correctores automáticos y la oportunidad de revisar el texto, no hay justificaciones que valgan.

Algunos prefieren estructurar su publicación en listas (“las 10 claves para escribir el post ideal”) o utilizando el formato “solución” a través del cual todos buscamos en Google (“cómo escribir el post ideal que salvará tu matrimonio”). Además, se considera de vital importancia incluir una foto o vídeo complementario breve para darle mayor dinamismo al contenido y para conseguir que el usuario permanezca en el sitio el mayor tiempo posible.

Asimismo, los enlaces a otras publicaciones propias y/o ajenas, las sugerencias de otros posts destacados, etc. son esenciales siempre que aporten valor, para que el usuario pueda navegar por tu blog y facilitarle las cosas para seguir investigando si es que le interesa. Por último, a veces está bien incluir citas y cerrar el artículo invitando a los lectores a reflexionar con una pregunta.

Estas son, a grandes rasgos, mis ideas. Y tú, ¿cómo imaginas que sería el post ideal? ¿te atreverías a escribirlo?

Puedes completar la lectura con este post de Superyuppies, y también el artículo de José Facchin sobre “Cómo obtener ideas para los contenidos de mi blog”.

 

¡Última llamada para las empresas pasajeras al tren con destino al siglo XXI!

Si lo escribo yo… parece que no encaja… vamos a suponer que este post lo escribe un famosísimo gurú internacional a quien vamos a llamar Andrés Stallone, y quien muy amablemente se ha ofrecido a publicar este artículo en mi blog como invitado.

Andrés Stallone: “Se nos va, se te va –o quizás ya se te fue- el tren de la Edad Digital, no digamos ya de la Tercera Revolución Industrial pues con la robótica ya estamos entrando casi en la Cuarta. Aunque te parezca mentira, Internet ya cumplió 25 años, algunas redes sociales cumplieron 10, miles de empresas ya se iniciaron en el mundo online, erraron y aprendieron de sus fallos, y tú… aún no te has enterado de nada. Pero tú no tienes ese problema. Ni siquiera te identificas con toda esa “película moderna”. Tu problema es otro. Tu mayor problema sigue siendo la gestión comercial y el capital humano, como le sucede a muchas más empresas de las que te imaginas, incluso a las grandes. No llegas a fin de mes y después de 20 años no has logrado transmitir los valores ni las técnicas de venta de tu empresa, esa que fundó tu abuelo/a, a tus empleados. Y te frustra aún más saber que la culpa es enteramente tuya y que la crisis económica (a mí me gusta llamarla “cambios en las tendencias de consumo”) no ha servido para incitarte a cambiar sino que te ha hundido todavía más. Y ya has cumplido sesenta y tantos años, ¡quién te va a hablar a ti ahora de cambio! ¿Cambio de qué? Ahora quieres luchar contra los fantasmas pero no puedes… son invisibles a tus ojos” y la ansiada llegada de la jubilación se hace esperar… todavía no es el momento.

Póngame kilo y medio de actitud

¡Cuánta razón tiene Andrés! No será por veces que lo he dicho, pero lo repetiré hasta que me canse. En la balanza de la vida, tenemos “actitud” y “curiosidad” frente a “miedo” y “complejos”. Aquí está el dilema y lo que determinará la supervivencia de tu empresa. El objetivo de este artículo es que, por tu bien, se incline el primer platillo de la balanza a partir de este momento. La decisión en este caso es tuya. ¡Pero qué vamos a saber los jóvenes! Si al fin y al cabo lo que vale es la experiencia, que es la madre de la ciencia, ¿no? Pues no, a veces “la prueba del algodón” no funciona, porque las reglas del juego han cambiado.

Con la “M”: “señal que permite identificar o distinguir algo o para dar alguna información sobre ello” … “marca”

Ahora se habla de “marketing”, de “branding”, de “networking”, pero para ti eso son chorradas, tú lo que quieres vender. Pero, como ahora no vendes, empiezas a sonrojarte por el “qué dirán” de mi negocio, el de toda la vida, ¿se darán cuenta de que nos vamos todos a la lona? Y ahí sí que sacas pecho para decir los años que llevas trabajando y lo importante que es tu nombre… ¿y qué? ¿y de qué te sirve ahora si te adelantan y te pisotean por todas partes? ¿Pero sabes una cosa? Así como David derrotó a Goliat, tú también puedes jugar tus cartas: para eso tendrás que dejar de llorar y de mirar a otro lado, de acusar y hacerte el resentido.

La pyme le dice a la gran superficie: “no te rías de mí porque soy diferente; yo me río de ti porque sois todos iguales”. He aquí la oportunidad ante la adversidad. La diferencia, la trayectoria y la historia que tu empresa puede contar es única e intransferible. Tu negocio tiene una historia que contar, ahora bien, tiene que ser una historia atractiva para el consumidor que transmita energía y pasión por encima de todas las cosas. Una historia que derive en una experiencia, una historia que cree vínculos con las personas.

La ley de acción-reacción

Como dice mi amigo Fran Torreblanca, “cuando haces cosas, pasan cosas”. Una marca que se limita a esperar a que sus clientes entren por la puerta. A lo sumo, comparte un café a media mañana con los clientes del bar de al lado. Y pasan los días, e impasiblemente, los ánimos y las fuerzas van decayendo, y eso se transmite al ambiente, a la atmósfera que ocupa las 4 paredes de su negocio. Nadie quiere comprar en una tienda que no te quiere vender.

El escenario no puede ser más dantesco: nos encontramos con una empresa sin página web, sin redes sociales, sin vídeos, ni WhatsApp, sin estrategia de marketing , ni de publicidad, ni de comunicación, ni de marca personal… ¡y tampoco de contenidos! Sin carteles ni anuncios, sin ofertas ni descuentos, tan sólo un viejo letrero de madera con cinco palabras escritas en tiza. No hablemos de tienda online, servicio a domicilio, aplicación móvil propia, geolocalización, códigos QR, etc. ¡Y ahora no me venga diciendo que el cliente es lo primero!

Pero algo juega a tu favor… tienes un establecimiento propio, una tienda u oficina de grandes dimensiones cómoda, vistosa, situada en un buen lugar de la ciudad. Y lo más importante: tienes un buen producto que ofrecer. Cuida tu imagen física y construye paralelamente una digital (#BrandOffOn). La mejor forma de predecir el futuro es creándolo.

Voy a ir terminando, que bastante cera te he dado ya. Concluyo con una idea, y es que existe un movimiento llamado “cashmob” que es algo maravilloso y consiste en revitalizar el comercio de barrio a través de compras colectivas; pero mejor sería pensar en un “mindmob” que sería básicamente compartir ideas para que la gente vea cómo puede mejorar su negocio. Por lo pronto te recomiendo la conferencia de Juan García en TEDxOviedoUniversity sobre “Alfabetización digital”.

Alegría, marinero. ¡Aún está todo por hacer… o rehacer!

Fuente imagen: http://elrincondeezequiel.com/web/