Carta a mi yo del futuro

Carta a mi yo del futuro: Lisandro Caravaca en 2028

Querido Lisandro del futuro:

Será una “causalidad”… pero hoy, sin ser consciente de que es “1 de abril de 2018, aniversario de bodas de tus padres y Domingo de Resurrección de la Semana Santa”, tras varios meses con este tema en los borradores del ordenador, decido emprender y retomar este escrito. Y no soy creyente, precisamente, ya lo sabes. Bueno, en ti sí creo, es decir en nosotros, ya me entiendes.

Por una parte, reconozco que me da un poco de miedo escribirte esta carta… porque ahora mismo estoy pensando en lo malo y me preocupa. Por otra parte, con malos pensamientos es difícil avanzar y yo siempre he sido más bien idealista y soñador, así que voy a cambiar el chip enseguida para que, el día que releas esta carta, estés orgulloso de nosotros. Ya sabes: “si dejamos salir nuestros miedos, tendremos más espacio para vivir nuestros sueños”.

Esta “carta a mi yo del futuro” es un interesante ejercicio de reflexión, de introspección, de visualización y perspectiva. Que por supuesto es modificable pero te permite poner por escrito los cambios que te gustaría ver en tu vida y ese futuro que sueñas construir y, al mismo tiempo, te posibilita valorar lo que has conseguido hasta ahora.

“¡Cuán largo me lo fiáis, amigo Sancho!” Puede pasar cualquier cosa en diez años… eso es obvio. En 2028 tendré 38 años para 39. Pero el tiempo vuela. Para recordarlo me digo que estamos más cerca del año 2030 que del año 2000.

¡Cuánta incertidumbre! ¿Cómo serás? ¿Seguirás teniendo pelo? Al ritmo que vas con 28, seguro que ya lo tendrás todo blanco, ¿conseguirás mantener tu peso a raya? ¿Qué harás? ¿Seguirás dando vida a Eduskopia y sus proyectos o habrás pasado página? ¿habrás conseguido consolidar diferentes iniciativas? ¿Dónde estarás? Probablemente fuera de Valladolid, en alguna parte del mundo en la que puedas estar conectado con la innovación pero también con la naturaleza o la tranquilidad. No te imagino viviendo mucho tiempo en el centro de una gran ciudad. Espero que no te dejes ganar por el sedentarismo y lleves un ritmo de vida activo motivado por tu pasión y alegría. ¿Serás viajero o más bien tirando a ermitaño? ¿habrás conseguido ser nómada digital durante un tiempo como querías? ¿y con quién estarás? ¿Seguirás en contacto con tus amigos y colegas? ¿te habrás quedado flipado con la mujer de tus sueños? ¿tendrás hijos? ¿Les enseñarás a jugar al tenis desde peques? ¿les gustará? (¡Ay! ¿y si no les gusta el tenis?) ¿y qué hay de tus aficiones? ¿Seguirás disfrutando de la moto que tantos años esperaste conseguir? ¿y del deporte? ¿Seguirás corriendo larga distancia? ¿habrás retomado el tenis con la misma ilusión que cuando eras chaval? ¿y leerás aún más que ahora? ¡seguro que sí! ¿Continuarás con el dichoso síndrome de los nuevos proyectos? Jo, eso me recuerda a este vídeo promocional de la Marca Perú.

¿Y qué hay de tu balance de aciertos y de errores? Espero que hayas aprendido de tus errores pero sin sufrir. Ufff, qué difícil saberlo. Esto depende de un gran cúmulo de factores… ¿y qué hay de tus convicciones? Probablemente mantengas un compromiso social similar al de ahora, o quizás mayor. Y si hay hijos de por medio… quizás aflore tu instinto rebelde y sobreprotector (del estilo a… “a mí me jodieron, pero a mis hijos no”) ¡quién sabe! Eso sí… no te enojes tanto como haces ahora con determinadas injusticias pero tampoco renuncies a cambiarlas si está en tus manos.

Lisandro de 2028, me gustaría que estuvieras siempre atento y dispuesto a colaborar con los demás, e incluso vinculado con una o varias instituciones académicas y con uno o varios espacios de innovación en alguna parte. Esto te da la vida, tú lo sabes. Que te valoren y cuenten contigo, que te hagan sentir parte de algo más grande que tú. Y ojalá te ayuden más a “tirar del carro” y ya no te pase como ahora que tenías que llevar tú absolutamente todo para que funcionara… gestiones, proyectos, ¡todo! Y así es imposible llegar lejos como bien comentabas en tu blog. Verás cómo te echas a reír cuando leas esto.

¿Te siguen gustando las citas célebres? Seguro que sí. Ya sabes lo que decía Heródoto de Halicarnaso: “tu estado de ánimo es tu destino” así que recuerda esta que tú mismo creaste: “una persona joven es aquella que mira al futuro con optimismo”. ¡Ánimo chaval! Volveré a escribirte, te lo prometo.

Fallos graves de 2017 que casi acaban con mi proyecto y conmigo

Terminó 2017, adiós y gracias por las experiencias. Es hora de hacer balance, porque quien no mira hacia atrás, no puede progresar, como ya comenté en el post anteriorRecupero un ejercicio que hacía tiempo que no realizaba y que considero que es muy recomendable para cualquiera que tenga amor propio. Hoy comparto contigo mis fallos más graves de 2017 y no me da reparo hacerlo porque considero que la cercanía y la sinceridad son dos valores importantes. No obstante, antes de comentar los fallos me gustaría contarte una anécdota personal…

Lo cierto es que hace pocas semanas pasé unos momentos muy indeseables tanto física como mentalmente producto del estrés y de la frustración con ansiedad, angustia, baja autoestima, tics nerviosos e incluso pérdida de pelo. Llegué, por primera vez en mi vida que yo reconozca, a un punto de no retorno. No fue grave, no te preocupes, pero sí fue del todo desagradable. Esto me ha obligado a intentar tomarme las cosas de otra manera y a tratar de encarar 2018 con otra forma  de proceder y de actuar.

Mis fallos más graves de 2017

Lo que vas a leer a continuación me ha dolido, y mucho. Poner por escrito ciertos aspectos, en estos momentos, es más o menos como flagelarse. Pero gracias a esos tropiezos estoy más cerca de saber que “al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”, como dijo el poeta Machado. Espero que mi humilde experiencia te sirva ya sea para proyectos concretos –si eres empresario, emprendedor o directivo- o como nociones generales para la vida. Aunque también sabemos –a mí me ha pasado- que no nos damos cuenta hasta que tenemos el problema delante. En cualquier caso, yo no quiero volver a verlos ni en pintura. Trataré de ordenarlos por índice de gravedad, más o menos, a mi juicio:

*El ego: quizás sea el error más gordo. El ego es como la niebla: te impide ver más allá, te impide calcular mejor, te envuelve y somete. Incluso puede dar miedo hasta que la atraviesas y comienzas a ver el panorama de otra manera, con más elementos para decidir. Lección: escucha a la gente con más experiencia, valora lo que te dicen. Acepta las críticas como algo constructivo.

*Repetir fallos de años anteriores: este es el segundo fallo más épico y que es consecuencia de una mala gestión del primero. En realidad, este fallo podría englobar a todos los que vienen a continuación pero aún así vamos a mencionarlos de nuevo. Lección: ya sabemos que no pasa nada si algo no sale como tenías previsto pero no aprender del error es imperdonable y eso sí es tiempo perdido.

*No poner el foco (dispersión): por un lado está el de tener mil y una ideas y tratar de convertirlas en proyecto y por el otro lado está el de lanzar un proyecto de forma correcta. He fallado en ambas, desgraciadamente. Lección: En la primera forma, quizás me ha salido mal por no tener totalmente clara mi especialización, y así no se puede crecer tan rápido. En la segunda, pinché en hueso al no definir correctamente ni segmentar el público objetivo de los productos.

*Copywriting mejorable/poco excelente: He fallado al explicar francamente mal los productos  en las páginas de venta. No supe sintetizar la venta en una idea clave. Para hacer una buena redacción de textos hay que saber ponerse en la piel de la persona que lo está leyendo que, en la mayoría de los casos, no domina el tema como tú.

*Ir en solitario: aunque vamos mejorando… este es, sin duda, un lastre que me acompaña. El hecho de tener poca compañía te limita también a la hora de conseguir crear una comunidad más grande y cohesionada. Lección: un proverbio africano nos recuerda que “si quieres ir rápido, ve solo, pero si quieres llegar lejos, ve acompañado”.

*Crear “grandes productos” sin validar antes: ¡menudo castañazo! Aunque se puede corregir y pivotar, peco de cierta ansiedad por lanzar rápido. Lección: por ahora, olvídate de crear “la gran academia”, prueba productos más sencillos. Aunque pienses en una meta, ve paso a paso.

Puedes tener una idea con buenas intenciones, amplios conocimientos, pasión y actitud pero no es suficiente para triunfar si no encuentras una audiencia y no sabes diseñar y ejecutar un buen plan. Ya lo dijo Séneca, “ningún viento es favorable para quien no sabe a dónde va”, una frase que “amodio” a partes iguales.

En 2017 no es que me haya privado de muchas cosas pero sí perdí una oportunidad de viajar a Nueva York para visitar a mi hermana por intentar sacar adelante un proyecto; y había retomado la práctica de tenis pero lo dejé por no poder invertir en apuntarme a un club; e incluso tenía más o menos decidido que iba a desvincularme del equipo de running por ahorrar en una modesta cuota de 55€/año. En ese “punto de no retorno” del que te hablaba al principio, me prometí que intentaría que esto no volviese a suceder nunca más, y que tendría que encontrar el estilo de vida y crear el sistema de trabajo (remote working) para que nunca más me pierda una oportunidad así por no disponer de recursos (del tipo que sean). Ya te contaré… me hace especial ilusión este último punto.

Para concluir, considero apropiado para la ocasión compartir esta reflexión del postNo tendrás éxitode Isra García: “cuando la visión de ti mismo empieza a expandirse, comienzas a darte cuenta de que hay cosas que tienes que ajustar. Tan pronto como alineas tus valores con tu vida, lo increíble empezará a suceder. Te sentirás más feliz. Vivirás más despierto. El tiempo será mejor aprovechado. Perseguirás sueños más grandes, ambiciones más imposibles”.

Seguro que podría ampliar cada aspecto mencionado anteriormente y no acabaría nunca. Incluso podría escribir un e-book con ello pero considero que este es un buen punto de partida y estamos a tiempo para corregir el rumbo, ¿no crees?. Seguiremos informando. ¡Salud y rock & roll!

8 nuevos proyectos que no lanzaré

Desde hace algunos años tengo una carpeta en mi ordenador que se titula “Nuevos Proyectos“. Por ella han desfilado aventuras inimaginables, ideas y sueños. He decidido desprenderme de algunos de estos proyectos -ocho concretamente- aunque ya he ido borrando varios documentos durante todo este tiempo. Ocho nuevos proyectos que desde este momento ya no figuran en mis archivos. Los únicos documentos sobre los mismos serán los artículos que publicaré aquí sobre cada uno de ellos. Ojalá le sirvan estas ideas a alguien que sí tenga la capacidad y/o los recursos para llevarlos a cabo conmigo o sin mí.

Para cumplir con mi primera palabra de 2017, “foco”, he decidido tomar cartas en el asunto y cambiar algo en mi vida. No se me ocurre mejor manera que empezar a hacer frente al “síndrome de los nuevos proyectos“.

Evolución personal

Esto es un pequeño experimento de crecimiento personal muy al estilo del maestro Isra García. Aunque os parezca algo bastante simple, para mí no es nada fácil renunciar a estos planteamientos. De hecho, hace poco tiempo le di varias vueltas a uno de ellos. Ninguno de los proyectos que voy a presentar es especialmente innovador.

Necesito pasar página. Creo que forma parte de mi evolución y de mi gran proyecto vital “Boost My Progress“. Porque madurar supone aparcar sueños imposibles para centrarse en lo que de verdad importa.

Hoy sólo los mencionaré, pero poco a poco los irás descubriendo aquí, en mi blog, uno a uno en www.lisandrocaravaca.es:

#1 Centro Español de Teatro Ciego

#2 Boost Detroit

#3 Social Media desde la sabiduría indígena

#4 Desafío Senda del Duero Bike Race

#5 Coworkation

#6 Knowmads, viajeros de un presente cuántico

#7 Pucela Innova

#8 Agente de tenistas semiprofesionales

¿Quieres comentar algo o saber más? No lo dudes, escríbeme.

Guía de Estrategia de Marca Personal

No importa la situación profesional en la que te encuentres, ya seas autónomo, emprendedor, estés en búsqueda activa de empleo, seas directivo, etc., tu vida podría cambiar en cualquier instante. Y, hablando de situaciones, seguro que alguna vez te has sentido desconcertado… sin saber muy bien a dónde ir. O por el contrario, tenías un sueño o varios pero no llegaste a cumplirlos o sigues en el camino. En este documento no hallarás muchas respuestas sino más bien todas las preguntas. Te doy la más cordial bienvenida a mi particular “Guía de Estrategia de Marca Personal: Caso práctico sobre la Estrategia de reposicionamiento de marca personal de Lisandro Caravaca”.

necesitas reposicionarteContenidos

Esta guía es un documento de 45 páginas esencialmente práctico al que entiendo que dedicarás el tiempo justo para curiosear y/o extraer ideas y ponerte manos a la obra con tu plan, ¿me equivoco? En el primer capítulo revisaremos qué es la visión y la propuesta de valor. En el segundo, ampliaremos la misión y el roadmap (hoja de ruta). En el tercer apartado, abordaremos la parte de marketing personal y ventas. En el cuarto capítulo, daremos paso a lo que he denominado “conocimiento del medio” que tiene que ver con la gestión de los recursos, el entorno, etc. Por último, incluiremos algunos ejercicios y documentación visual que te será de utilidad en tu proceso.

Objetivos de la Guía

Con esta guía pretendo cumplir los siguientes objetivos:

*Facilitar información que te aporte valor como lector

*Definir el concepto de marca personal y sus características

*Ayudarte a desarrollar tu propia estrategia de forma ordenada

*Ayudarme -a mí mismo- a aclarar y presentar las cosas.

Como verás, se trata de un trabajo de autoanálisis muy importante aunque no se detallen específicamente todos los apartados. En cualquier caso, a continuación podrás descargar la Guía gratuitamente. Si te ha gustado, no dudes en compartirla con tus contactos. Espero tus comentarios. ¡Muchas gracias!

 

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Guía Estrategia de marca personal 2016 Lisandro Caravaca

Jason Zook, el hombre que se vendió a sí mismo mil y una veces

Es uno de mis referentes por su creatividad, su personalidad y su acentuado “síndrome de los nuevos proyectos”. Jason Zook, genio y figura, es un caso de éxito de ventas y creatividad, marca personal, talento, emprendimiento, búsqueda de empleo, y todo lo que se te ocurra.

Este “estrafalario” emprendedor ha lanzado diversos negocios y se ha reinventado tantas veces que apenas se recuerda su apellido de nacimiento (Sadler).

Si algo ha funcionado en EEUU me resisto a pensar que sistemáticamente no pueda funcionar igualmente en otro lugar del mundo.

Wear your T-shirt

Logró convencer a las empresas de que podía crear una campaña publicitaria utilizando sus camisetas como soporte y los medios sociales como gran canal de distribución. Se dice que consiguió en torno a 2000 clientes y un millón de dólares de recaudación.

Buy My Last Name

La segunda aventura fue utilizar como soporte publicitario su propio apellido. Vendió su apellido durante dos años consecutivos: primero fue Jason headsets.com y luego Jason Surfrapp.

Sponsor My Book

Una idea realmente buena para financiar la publicación de su libro “Creativity for Sale”. Decidió que las 200 páginas de su libro serían patrocinadas, y lo consiguió. ¿Cómo? Puso un precio de 3 dólares a la última página y empezó a incrementar por tres el valor de todas las páginas hasta llegar a la primera. El resultado fue de 75.000 dólares incluyendo la venta de la portada del libro.

Buy My Future

Y ahora… el gran proyecto es una especie de crowdfunding en el que el producto es él mismo. En este proyecto Jason ofrece acceso inmediato y perpetuo a todos sus proyectos pasados y futuros (libros, iniciativas, apps, etc.) por el módico precio de 1000 dólares. Dicha campaña finalizó el pasado 6 de octubre con alrededor de 60 participantes. Ahora los afortunados podrán disfrutar de su inversión.

Sigue las aventuras de Jason en http://jasondoesstuff.com/

BuyMyFuture from Jason Zook on Vimeo.

Photo Credits: Jason “I Wear My Shirt”