Tag Archives: marca personal

8 nuevos proyectos que no lanzaré

Desde hace algunos años tengo una carpeta en mi ordenador que se titula “Nuevos Proyectos“. Por ella han desfilado aventuras inimaginables, ideas y sueños. He decidido desprenderme de algunos de estos proyectos -ocho concretamente- aunque ya he ido borrando varios documentos durante todo este tiempo. Ocho nuevos proyectos que desde este momento ya no figuran en mis archivos. Los únicos documentos sobre los mismos serán los artículos que publicaré aquí sobre cada uno de ellos. Ojalá le sirvan estas ideas a alguien que sí tenga la capacidad y/o los recursos para llevarlos a cabo conmigo o sin mí.

Para cumplir con mi primera palabra de 2017, “foco”, he decidido tomar cartas en el asunto y cambiar algo en mi vida. No se me ocurre mejor manera que empezar a hacer frente al “síndrome de los nuevos proyectos“.

Evolución personal

Esto es un pequeño experimento de crecimiento personal muy al estilo del maestro Isra García. Aunque os parezca algo bastante simple, para mí no es nada fácil renunciar a estos planteamientos. De hecho, hace poco tiempo le di varias vueltas a uno de ellos. Ninguno de los proyectos que voy a presentar es especialmente innovador.

Necesito pasar página. Creo que forma parte de mi evolución y de mi gran proyecto vital “Boost My Progress“. Porque madurar supone aparcar sueños imposibles para centrarse en lo que de verdad importa.

Hoy sólo los mencionaré, pero poco a poco los irás descubriendo aquí, en mi blog, uno a uno en www.lisandrocaravaca.es:

#1 Centro Español de Teatro Ciego

#2 Boost Detroit

#3 Social Media desde la sabiduría indígena

#4 Desafío Senda del Duero Bike Race

#5 Coworkation

#6 Knowmads, viajeros de un presente cuántico

#7 Pucela Innova

#8 Agente de tenistas semiprofesionales

¿Quieres comentar algo o saber más? No lo dudes, escríbeme.

Guía de Estrategia de Marca Personal

No importa la situación profesional en la que te encuentres, ya seas autónomo, emprendedor, estés en búsqueda activa de empleo, seas directivo, etc., tu vida podría cambiar en cualquier instante. Y, hablando de situaciones, seguro que alguna vez te has sentido desconcertado… sin saber muy bien a dónde ir. O por el contrario, tenías un sueño o varios pero no llegaste a cumplirlos o sigues en el camino. En este documento no hallarás muchas respuestas sino más bien todas las preguntas. Te doy la más cordial bienvenida a mi particular “Guía de Estrategia de Marca Personal: Caso práctico sobre la Estrategia de reposicionamiento de marca personal de Lisandro Caravaca”.

necesitas reposicionarteContenidos

Esta guía es un documento de 45 páginas esencialmente práctico al que entiendo que dedicarás el tiempo justo para curiosear y/o extraer ideas y ponerte manos a la obra con tu plan, ¿me equivoco? En el primer capítulo revisaremos qué es la visión y la propuesta de valor. En el segundo, ampliaremos la misión y el roadmap (hoja de ruta). En el tercer apartado, abordaremos la parte de marketing personal y ventas. En el cuarto capítulo, daremos paso a lo que he denominado “conocimiento del medio” que tiene que ver con la gestión de los recursos, el entorno, etc. Por último, incluiremos algunos ejercicios y documentación visual que te será de utilidad en tu proceso.

Objetivos de la Guía

Con esta guía pretendo cumplir los siguientes objetivos:

*Facilitar información que te aporte valor como lector

*Definir el concepto de marca personal y sus características

*Ayudarte a desarrollar tu propia estrategia de forma ordenada

*Ayudarme -a mí mismo- a aclarar y presentar las cosas.

Como verás, se trata de un trabajo de autoanálisis muy importante aunque no se detallen específicamente todos los apartados. En cualquier caso, a continuación podrás descargar la Guía gratuitamente. Si te ha gustado, no dudes en compartirla con tus contactos. Espero tus comentarios. ¡Muchas gracias!

 

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Guía Estrategia de marca personal 2016 Lisandro Caravaca

Jason Zook, el hombre que se vendió a sí mismo mil y una veces

Es uno de mis referentes por su creatividad, su personalidad y su acentuado “síndrome de los nuevos proyectos”. Jason Zook, genio y figura, es un caso de éxito de ventas y creatividad, marca personal, talento, emprendimiento, búsqueda de empleo, y todo lo que se te ocurra.

Este “estrafalario” emprendedor ha lanzado diversos negocios y se ha reinventado tantas veces que apenas se recuerda su apellido de nacimiento (Sadler).

Si algo ha funcionado en EEUU me resisto a pensar que sistemáticamente no pueda funcionar igualmente en otro lugar del mundo.

Wear your T-shirt

Logró convencer a las empresas de que podía crear una campaña publicitaria utilizando sus camisetas como soporte y los medios sociales como gran canal de distribución. Se dice que consiguió en torno a 2000 clientes y un millón de dólares de recaudación.

Buy My Last Name

La segunda aventura fue utilizar como soporte publicitario su propio apellido. Vendió su apellido durante dos años consecutivos: primero fue Jason headsets.com y luego Jason Surfrapp.

Sponsor My Book

Una idea realmente buena para financiar la publicación de su libro “Creativity for Sale”. Decidió que las 200 páginas de su libro serían patrocinadas, y lo consiguió. ¿Cómo? Puso un precio de 3 dólares a la última página y empezó a incrementar por tres el valor de todas las páginas hasta llegar a la primera. El resultado fue de 75.000 dólares incluyendo la venta de la portada del libro.

Buy My Future

Y ahora… el gran proyecto es una especie de crowdfunding en el que el producto es él mismo. En este proyecto Jason ofrece acceso inmediato y perpetuo a todos sus proyectos pasados y futuros (libros, iniciativas, apps, etc.) por el módico precio de 1000 dólares. Dicha campaña finalizó el pasado 6 de octubre con alrededor de 60 participantes. Ahora los afortunados podrán disfrutar de su inversión.

Sigue las aventuras de Jason en http://jasondoesstuff.com/

BuyMyFuture from Jason Zook on Vimeo.

Photo Credits: Jason “I Wear My Shirt”

¡Última llamada para las empresas pasajeras al tren con destino al siglo XXI!

Si lo escribo yo… parece que no encaja… vamos a suponer que este post lo escribe un famosísimo gurú internacional a quien vamos a llamar Andrés Stallone, y quien muy amablemente se ha ofrecido a publicar este artículo en mi blog como invitado.

Andrés Stallone: “Se nos va, se te va –o quizás ya se te fue- el tren de la Edad Digital, no digamos ya de la Tercera Revolución Industrial pues con la robótica ya estamos entrando casi en la Cuarta. Aunque te parezca mentira, Internet ya cumplió 25 años, algunas redes sociales cumplieron 10, miles de empresas ya se iniciaron en el mundo online, erraron y aprendieron de sus fallos, y tú… aún no te has enterado de nada. Pero tú no tienes ese problema. Ni siquiera te identificas con toda esa “película moderna”. Tu problema es otro. Tu mayor problema sigue siendo la gestión comercial y el capital humano, como le sucede a muchas más empresas de las que te imaginas, incluso a las grandes. No llegas a fin de mes y después de 20 años no has logrado transmitir los valores ni las técnicas de venta de tu empresa, esa que fundó tu abuelo/a, a tus empleados. Y te frustra aún más saber que la culpa es enteramente tuya y que la crisis económica (a mí me gusta llamarla “cambios en las tendencias de consumo”) no ha servido para incitarte a cambiar sino que te ha hundido todavía más. Y ya has cumplido sesenta y tantos años, ¡quién te va a hablar a ti ahora de cambio! ¿Cambio de qué? Ahora quieres luchar contra los fantasmas pero no puedes… son invisibles a tus ojos” y la ansiada llegada de la jubilación se hace esperar… todavía no es el momento.

Póngame kilo y medio de actitud

¡Cuánta razón tiene Andrés! No será por veces que lo he dicho, pero lo repetiré hasta que me canse. En la balanza de la vida, tenemos “actitud” y “curiosidad” frente a “miedo” y “complejos”. Aquí está el dilema y lo que determinará la supervivencia de tu empresa. El objetivo de este artículo es que, por tu bien, se incline el primer platillo de la balanza a partir de este momento. La decisión en este caso es tuya. ¡Pero qué vamos a saber los jóvenes! Si al fin y al cabo lo que vale es la experiencia, que es la madre de la ciencia, ¿no? Pues no, a veces “la prueba del algodón” no funciona, porque las reglas del juego han cambiado.

Con la “M”: “señal que permite identificar o distinguir algo o para dar alguna información sobre ello” … “marca”

Ahora se habla de “marketing”, de “branding”, de “networking”, pero para ti eso son chorradas, tú lo que quieres vender. Pero, como ahora no vendes, empiezas a sonrojarte por el “qué dirán” de mi negocio, el de toda la vida, ¿se darán cuenta de que nos vamos todos a la lona? Y ahí sí que sacas pecho para decir los años que llevas trabajando y lo importante que es tu nombre… ¿y qué? ¿y de qué te sirve ahora si te adelantan y te pisotean por todas partes? ¿Pero sabes una cosa? Así como David derrotó a Goliat, tú también puedes jugar tus cartas: para eso tendrás que dejar de llorar y de mirar a otro lado, de acusar y hacerte el resentido.

La pyme le dice a la gran superficie: “no te rías de mí porque soy diferente; yo me río de ti porque sois todos iguales”. He aquí la oportunidad ante la adversidad. La diferencia, la trayectoria y la historia que tu empresa puede contar es única e intransferible. Tu negocio tiene una historia que contar, ahora bien, tiene que ser una historia atractiva para el consumidor que transmita energía y pasión por encima de todas las cosas. Una historia que derive en una experiencia, una historia que cree vínculos con las personas.

La ley de acción-reacción

Como dice mi amigo Fran Torreblanca, “cuando haces cosas, pasan cosas”. Una marca que se limita a esperar a que sus clientes entren por la puerta. A lo sumo, comparte un café a media mañana con los clientes del bar de al lado. Y pasan los días, e impasiblemente, los ánimos y las fuerzas van decayendo, y eso se transmite al ambiente, a la atmósfera que ocupa las 4 paredes de su negocio. Nadie quiere comprar en una tienda que no te quiere vender.

El escenario no puede ser más dantesco: nos encontramos con una empresa sin página web, sin redes sociales, sin vídeos, ni WhatsApp, sin estrategia de marketing , ni de publicidad, ni de comunicación, ni de marca personal… ¡y tampoco de contenidos! Sin carteles ni anuncios, sin ofertas ni descuentos, tan sólo un viejo letrero de madera con cinco palabras escritas en tiza. No hablemos de tienda online, servicio a domicilio, aplicación móvil propia, geolocalización, códigos QR, etc. ¡Y ahora no me venga diciendo que el cliente es lo primero!

Pero algo juega a tu favor… tienes un establecimiento propio, una tienda u oficina de grandes dimensiones cómoda, vistosa, situada en un buen lugar de la ciudad. Y lo más importante: tienes un buen producto que ofrecer. Cuida tu imagen física y construye paralelamente una digital (#BrandOffOn). La mejor forma de predecir el futuro es creándolo.

Voy a ir terminando, que bastante cera te he dado ya. Concluyo con una idea, y es que existe un movimiento llamado “cashmob” que es algo maravilloso y consiste en revitalizar el comercio de barrio a través de compras colectivas; pero mejor sería pensar en un “mindmob” que sería básicamente compartir ideas para que la gente vea cómo puede mejorar su negocio. Por lo pronto te recomiendo la conferencia de Juan García en TEDxOviedoUniversity sobre “Alfabetización digital”.

Alegría, marinero. ¡Aún está todo por hacer… o rehacer!

Fuente imagen: http://elrincondeezequiel.com/web/