¿Cómo darle un impulso al tenis universitario en España? - Lisandro Caravaca

¿Cómo darle un impulso al tenis universitario en España? Sí, esa misma pregunta me la hago yo desde hace tiempo. Ojalá tuviera más elementos para atreverme a dar una respuesta firme y crear un plan de acción.

Este mes de abril de 2020 se iba a celebrar en Valladolid el Campeonato de España Universitario de tenis y pádel. El coronavirus lo impidió. Desde que lo supe, tenía bastantes expectativas y algunas preguntas al respecto. ¿Habrá nivel competitivo? ¿Qué tal será la organización? ¿Será emocionante? ¿Acudirá gente a verlo?

Llevaba ya algunos meses investigando sobre el tenis universitario. Hace unos días escribí sobre el tenis en Estados Unidos y hoy lo haré sobre España, en función de mis pensamientos y de alguna información que he recopilado (vaya esto por delante).

Las universidades

En España estamos a años de luz de Estados Unidos. No es comparable pero… hay un reducto de universidades que tienen en marcha proyectos muy beneficiosos en este sentido. Simplemente por mencionar algunas:

Universidad Católica de Murcia (UCAM). Proyecto: La Universidad del Deporte. Becas académicas y deportivas para deportistas. La UCAM es lo más parecido al “College Tennis” de USA. Mucha inversión y buen marketing.

Universidad Camilo José Cela (UCJC). Proyecto: UCJC SportsCon escuela de tenis base y competición. En 2017, La Universidad Camilo José Cela ganó el Campeonato Europeo Universitario de Tenis.

Universidad Francisco Vitoria (UFV). Proyecto: Centro Deportivo UFV. También tiene un servicio de becas y ayudas para deportistas de alto rendimiento. 

Universidad Europea (UE). Proyecto: Escuela de Alto Rendimiento de Tenis (web).

Ofrecen becas deportivas y académicas para deportistas de alto rendimiento que deseen combinar sus estudios con la práctica de deporte.

Palmarés

Revisamos el palmarés del torneo y hay datos interesantes, simplemente por mencionar algunos campeones:

  • Tita Torró-Flor (campeona de España de Tenis Universitario en 2019), mejor ranking mundial 47 WTA).
  • Carlos López Montagud (2019), mejor ranking mundial 729 ATP.
  • José Francisco Vidal (2017 y finalista en 2018 y 2019), mejor ranking mundial 584 ATP.
  • Rocío de la Torre (2017 y finalista en 2019), mejor ranking mundial 347 WTA.
  • Andrés Artuñedo (2015), mejor ranking mundial 293 ATP.
  • Adrián Menéndez-Maceiras, campeón en 2012 y 2014, mejor ranking mundial 111 ATP.
  • David Estruch (2009 y 2011), mejor ranking mundial 394 ATP.

¿Hay o no hay nivel?

¿Cómo darle un impulso al tenis universitario en España?

La mayor tasa de abandono en el tenis se produce durante y tras la etapa adolescente, cuando supuestamente les cuesta más compaginar estudios y deporte y emergen otros pasatiempos e intereses. Motivemos a nuestros jóvenes alumnos e hijos para que continúen con el tenis y con sus estudios. No son incompatibles… o no deberían. De hecho, cuando un alumno llegue por primera vez a la universidad se le debería preguntar si ha practicado deportes en su etapa anterior. Y esa información previa debería pasar directamente al responsable del área, de la disciplina en cuestión para que haga un seguimiento y «fiche» a esa persona. 

El deporte nos ayuda a ser mejores personas y mejores profesionales. Debería ser un componente importante de nuestra formación, opcional en cualquier caso. No todo el mundo será tenista profesional -evidentemente- pero sí podrá jugar a nivel amateur, disputar otros torneos y, en definitiva, disfrutar del tenis. 

Tenemos que conseguir que las universidades españolas sean más atractivas, más flexibles en su modelo de enseñanza…y, por otra parte, que nuestros jóvenes talentos españoles decidan estudiar en España (sin perjuicio de hacer un año en el extranjero, imprescindible) mientras compiten y, por qué no, incluso atraer talento internacional. 

Tengo constancia de que ya hay organizaciones privadas trabajando en este gran reto. Quizás el esfuerzo deba ser colectivo. Como dice la canción de Diego Torres: “Saber que se puede querer que se pueda”.

Imagen de portada: Tita Torró-Flor

Leave Your Comments