Comunidad del tenis: cómo nos preparamos para la era postcoronavirus - Lisandro Caravaca

28 de marzo de 2020. Vivimos tiempos muy difíciles… la crisis sanitaria ya ha dado lugar a la crisis económica. Estamos a la expectativa de lo que va a pasar. Y especialmente en la comunidad del tenis en España representada por jugadores, entrenadores, clubes, academias, empresas, organizadores de eventos y torneos… y miles de familias.

Debido a la crisis del coronavirus, y hasta nuevo aviso, la comunidad del tenis se ha visto obligada a suspender sus entrenamientos, competiciones y actividades al aire libre mínimo hasta finales de abril y en algunos casos hasta junio. Por una parte, en las escuelas de tenis base (al igual que en cualquier otra actividad extraescolar), se ha producido un agujero por la cancelación de clases, las bajas de los alumnos, etc. Si no hay clases no hay cuotas y si no hay cuotas, no se ingresa. Obvio. Por otra parte, en el tenis competitivo (profesional y semiprofesional) se han suspendido todos los torneos hasta junio (como mínimo), esto son más de tres meses sin competir, sin que jugadores ni entrenadores puedan ingresar dinero y con la correspondiente supresión de partidas presupuestarias por parte de patrocinadores (hecho que también afectará de cara al futuro).

El panorama pinta desolador pero… quizás sea el momento idóneo para replantearse algunas cosas. Porque, a pesar de estas heridas de guerra, sea como sea, a medio plazo, tenemos que conseguir «la remontada del partido» y de la «eliminatoria».

El tenis español juega en estos momentos su propia Copa Davis. Debemos ser un equipo fuerte y unido. Estamos en la lucha por la supervivencia y por permanecer en la primera división.

Como dijo Einstein, “es en la crisis donde nacen la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.”

Preparémonos hoy para el futuro

Como bien comenta el entrenador de tenis Xavi Budó: «cuando acabe este período de confinamiento tan necesario por el coronavirus, muchas personas no serán las mismas, pues habrán tomado decisiones, conclusiones, etc. Y la vida es evolución».  A veces, hay que dar dos pasos atrás para tomar impulso y luego poder dar uno hacia delante.

El objetivo de este artículo es ofrecer unas pautas para prepararnos desde hoy para un futuro cada vez más incierto. El mundo del tenis es muy creativo y veréis cómo conseguiremos convertir esta amenaza en oportunidad. ¿Qué podemos hacer ahora que nos sirva para cuando acabe esta pesadilla?

Vamos a procurar darle la vuelta a la situación para aprovechar el tiempo de encierro para prestar atención y desarrollar asuntos para los que antes nos faltaba tiempo, ganas o conocimientos (pensar con detenimiento, planificar, crear, leer, descansar, escribir, formarse, mantener el contacto con los demás, etc.). ¡No dejemos que nos corone el virus del aburrimiento y la desesperación!

Los clubes, escuelas y academias del futuro

Hay una frase de Woody Allen que me encanta: «me interesa el futuro porque es el lugar donde pasaré el resto de mi vida». Es cierto que la situación actual invita al pesimismo y a la parálisis y ya de por sí nos impide proponer planes a largo plazo pero deberíamos considerar que el futuro ya es hoy.

¿Qué nos van a demandar nuestros usuarios, aficionados y clientes? ¿Qué tenemos que lograr para mejorar nuestro desempeño y tener más oportunidades? Muchos de los temas que vamos a ver a continuación son «piedras de toque», pilares en la gestión de un club y de una academia, y de cualquier empresa o negocio diría yo. Allá vamos con algunas sugerencias que esperamos que os resulten de utilidad:

 

  • Más unión. Sí, hay veces que parece que algunos van por libre, en «piloto automático» todo el día. Todo es «sota, caballo y rey»: voy a dar mis horas, voy a entrenar y luego desaparezco y hasta mañana. Los clubes y academias del futuro necesitan un equipo más humano, más conectado, motivado, implicado, comprometido, proactivo, que reme en la misma dirección, pues sólo así se podrán superar las adversidades. Y no sólo el equipo sino el entorno: hagamos que todos se sientan partícipes del proyecto común.
  • Más disciplina. Sí, esto supone disponer de un método de trabajo, un modelo de gestión, unas directrices. Es importante. No podemos dejarnos llevar por el ritmo que nos impone la rutina. No podemos ser desorganizados y desordenados. Hay formas de optimizar el tiempo y los recursos.
  • Más colaboración. Sí, no sólo interna entre compañeros sino también con las empresas, las instituciones y organizaciones del entorno y con gente del sector de otros lugares. ¿Participamos en otros actos fuera de nuestras instalaciones? ¿Apoyamos otras iniciativas? ¿Promovemos encuentros y relaciones de negocios?
  • Más comunicación. Sí, tanto interna como externa. Sin duda. ¿Utilizamos herramientas de comunicación interna de manera efectiva para gestionar y compartir incidencias, comentarios, noticias, aportaciones entre nuestro equipo? ¿Cómo nos comunicamos con nuestros alumnos? ¿Y con los demás? Es el momento de producir y/o actualizar todos los documentos y elementos que tenemos de presentación y de promoción (dossier, tarjetas de visita, página web, vídeo corporativo, redes sociales, blog/noticias, etc.) para mejorar nuestra comunicación. Es indispensable. También te interesa: El sector del tenis suspende en marketing y transformación digital. Leer aquí.
  • Más marketing. Sí. Preparar campañas de captación de captación y de fidelización. ¿A quién nos dirigimos? ¿A través de qué medios? ¿Cuántas iniciativas hemos hecho para divulgar nuestro amor y pasión por el tenis? ¿Utilizáis el e-mail marketing en vuestro club? Sí, me refiero al boletín de noticias que enviamos una vez a la semana o al mes. ¿Disponéis de una app móvil propia que os permita llegar a vuestra gente en cualquier momento y lugar de manera inmediata? También te interesa: Tik Tok: Guía de iniciación para escuelas y academias de tenis. Leer aquí.
  • Más relaciones públicas. Sí. Esperamos a que los alumnos vengan a visitarnos, ¿y cuántas veces hemos ido nosotros en su búsqueda? ¿Realizamos actividades fuera de las pistas? ¿Estamos en contacto con los periodistas deportivos de nuestra región? ¿Conocemos personalmente a todos los usuarios de la escuela y a sus familias? También te interesa: La AAT lanza una campaña para captar socios. Leer aquí.

En las zonas de sol y playa… ¿estamos preparados para afrontar una temporada sin turismo extranjero? ¿Somos capaces de captar a los nacionales?

  • Más atención al cliente. Sí. Este apartado va vinculado con los anteriores. ¿Hacemos seguimiento de todas las peticiones de información que nos llegan? ¿dónde las apuntamos? ¿cómo gestionamos esa información? ¿Tenemos a alguien que se preocupe personalmente de estos asuntos mientras el resto está entrenando en pista?
  • Más trabajo (y cultura del esfuerzo). Sí. La preocupación por subsistir siempre estará presente. Tenemos que ser más creativos en todo, por ejemplo a la hora de diseñar nuestros programas y de plantear nuevas sesiones de entrenamiento para todos los niveles. Deberemos incorporando novedades originales y útiles como el videoanálisis, la música y muchos otros recursos. Y dar el 100% en nuestra labor… no olvidemos que los comportamientos de desidia se huelen a kilómetros, como cuando un entrenador se dedica a tirar bolas mecánicamente y a mirar el móvil cada 15 minutos, por ejemplo, o cuando termina la clase y empieza a recoger antes de que se cumpla la hora exacta.
  • Más innovación, sí. Esto no significa «buscar la quinta pata al gato» ni endeudarse en la compra de dispositivos tecnológicos, no. Innovar significa introducir cambios de mejora. Y creo que todos estamos en disposición de hacerlo. También te interesa: 10 tendencias para el futuro del tenis en la próxima década. Leer aquí.
  • Más excelencia, indudablemente. Para intentar hacer las cosas de la mejor manera posible es imprescindible tener una mente abierta y apostar por una formación continua. Más excelencia es igual a mejor gestión.

Es curioso… cuando inicio una gestión con un club o academia casi siempre me responden: «somos un club pequeño». No importa si tienen 2, 4 u 8 pistas en uso.

  • Más responsabilidad social. Sí. Nos van a exigir un mayor compromiso ético, una defensa de los valores y una coherencia entre el «digo» y el «hago». A pesar de todo, y por muy tocados que estemos, también tenemos que «arrimar el hombro» para aportar nuestro granito de arena. También te interesa: Fitur 2020: el deporte y la sostenibilidad, dos áreas fundamentales para el turismo. Leer aquí.

En definitiva, el tenis español necesita ¡más de todo! pero sin echar por tierra ni dejar de lado nuestras grandes fortalezas y virtudes, por supuesto. En cualquier caso, el cambio empieza por nosotros mismos. No esperemos que nadie nos «saque las castañas del fuego». No es el momento para replegarse… sino todo lo contrario. “Tu estado de ánimo es tu destino” dijo Heródoto de Halicarnaso. Mucho ánimo y que la fuerza os acompañe.

¿Qué más aportaríais? ¿Os parece suficientemente importante lo que exponemos? ¿Podéis hacer todo esto vosotros directamente o necesitáis apoyo? Aquí ponemos al servicio todo el trabajo del equipo de Lisandro Caravaca para ayudaros. ¡Larga vida al tenis!

Leave Your Comments