Libro recomendado: Rafa Nadal, mi historia - Lisandro Caravaca

Libro recomendado: «Rafa, mi historia». Escrito por Rafa Nadal y John Carlin (Indicios, 2011)

«Con sencillez, franqueza e inteligencia, Rafael Nadal guía a los lectores por el dramático y triunfante viaje de su vida, sin perder nunca de vista el trofeo que más valora en este mundo: la unidad y el amor de su familia. […] Su historia empieza en la isla de Mallorca, donde la familia Nadal ha vivido durante generaciones. Entrenado por su tío Toni desde que tenía 4 años, educado por sus padres en la modestia y el respeto, Rafa ha conseguido la inusual hazaña de ser una persona sencilla, laboriosa y amable, y un ejemplo de conducta en todos los aspectos de la vida», así presenta la lectura el propio John Carlin al inicio de la obra.

Un libro francamente inspirador que te adentra en la leyenda de Rafael Nadal desde sus inicios. Un libro que revela muchas anécdotas del deportista y de la persona. Habla de su esfuerzo, de su autoexigencia, de su gran espíritu competitivo, de su mentalidad, de sus entrenamientos, sus rutinas, sus pensamientos y de la trascendental importancia de su familia en su vida. 

En este post compartimos algunas reflexiones del mejor deportista de la Historia de España y de su entorno:

«Cuanto más entrenas, mejores son tus sensaciones. El tenis es un ejercicio mental».

«Me esfuerzo por convertirme en una máquina del tenis aunque la perfección es imposible y el desafío consiste en escalar la cumbre de las propias posibilidades. Durante un partido estamos en lucha permanente por mantener a raya las debilidades de la vida cotidiana, por contener las emociones humanas».

«Estar concentrado significa hacer en todo momento lo que sabes que tienes que hacer, no cambiar nunca tu plan. En términos generales significa contenerte cuando surge la tentación de jugártela. Significa tener impaciencia o la frustración bajo control».

Las rutinas: «es una forma de situarme yo en el partido, de poner orden en mi entorno para que se corresponda con el orden que busco en mi cabeza».

“Mi tío siempre hacía hincapié en la importancia de aguantar. Aguantar, aprender a superar la debilidad y el dolor, esforzarte hasta el límite sin derrumbarte nunca. Si no aprendes eso, nunca serás un deportista de élite”.

“Porque la cabeza lo es todo, y la actitud, el querer más, el aguantar más que el contrario”. Aguantar refleja una filosofía espartana de la vida que es poco frecuente en una isla, y en todo un país, donde lo que suele reinar es el principio del placer”.

“Toni me obligaba ya desde los primeros tiempos a reflexionar sobre la táctica básica del tenis. Se esforzaba por hacer que pensara por mí mismo. Toni decía que el tenis era un deporte en el que había que procesar mucha información con gran rapidez; para ganar a un rival, tenías que pensar mejor que él, y para pensar correctamente, tenías que mantener la calma”.

Respeto por los demás, por todos, al margen de quiénes sean y de lo que hagan; es el punto de partida de todo”.

“Es cuestión de concentrarse, de borrar todo lo que tienes en mente excepto el juego” […] «La mente puede vencer a la materia y cuando quieres algo con mucha intensidad, ningún sacrificio es demasiado grande”.

“En tenis, el resultado no suele depender tanto de ser el mejor jugador en general como de ganar puntos en los momentos críticos. Por eso el tenis es un juego tan psicológico”.«Creo que tengo una capacidad para aceptar las dificultades y para sobreponerme a ellas ligeramente mayor que la de mis rivales”.

Joan Forcades: “un tenista debería aprender del colibrí, el único animal que combina una resistencia infinita con una gran velocidad y que es capaz de aletear 80 veces por segundo durante 4 horas”.

En palabras de Carlos Moyà: «Rafa acobarda a sus rivales. Esos rituales que realiza son todo un espectáculo. Sale a la pista prácticamente sudando. En los puntos cruciales, su concentración es absoluta. No da nada gratis y transmite a sus rivales el mensaje desalentador y apabullante de que va a hacer todo para derrotarte 6-0, 6-0”.

«Resistir significa reconocer, admitir que las cosas son como son y no como me habría gustado que fueran (punto perdido), y mirar hacia delante”.

Aprendí que hay que perseverar siempre, que por muy remotas que parezcan las probabilidades de ganar, hay que pujar hasta el límite de las propias fuerzas y probar suerte. La clave de este deporte se encuentra en la mente; y si se tiene la mente despejada y fuerte, se puede vencer casi cualquier obstáculo, incluido el dolor. La mente puede vencer a la materia”.

“En este frenético proceso de tomar decisiones, mantener la cabeza fría es vital y eso depende del bienestar emocional. Si controlas las emociones, procesas la información correctamente y tomas las decisiones que te permiten ganar los puntos”.

“Algo que Rafael lleva en la sangre es su deseo de aprender y mejorar. La modestia es el reconocimiento de las propias limitaciones, y es de ese entendimiento que surge el deseo de trabajar duro para superarlas”.

La clave está en lo bien que uno se haya preparado: si en el entrenamiento me esfuerzo aunque no tenga ganas, la recompensa será que ganaré partidos aunque no esté en mi mejor momento”.

«Todo se puede entrenar», libro de Toni Nadal

Este libro se puede complementar bien con el escrito por Toni Nadal titulado «Todo se puede entrenar» (Editorial Alienta). Si bien este último es menos literario y aglutina las particulares reflexiones de Toni, también sigue la línea en la que se desgranan los principios y fundamentos éticos que han guiado a Rafael durante toda su trayectoria: esfuerzo, constancia, capacidad de superación, aprendizaje continuo, capacidad de aguante, gestionar la adversidad, asumir responsabilidad, corrección en todo momento, etc.

También te puede interesar mi artículo en la Revista Grand Slam: “Toni Nadal: «El valor más destacado de Rafa es su capacidad de superación ante la adversidad»

Leave Your Comments