¿Qué harías si 2020 fuese el último año de tu vida? - Lisandro Caravaca

Jueves 16 de enero de 2020. Escribo estas primeras líneas horas antes de montar en la moto para acudir –como todos los años- a la Concentración Invernal Motera “Motauros” que se celebra en Tordesillas. Muy pocos lo saben pero mañana viernes subiré al escenario de la carpa principal de conciertos y pediré matrimonio «oficialmente» a mi novia delante de miles de personas (gracias a la excepcional complicidad de la organización). Estoy seguro de que será un fin de semana fantástico pero… también soy consciente de que en el corto trayecto de carretera podría tener un accidente fatal. Es un hecho, aunque por supuesto ahora no le doy mayor importancia y no dedico más de un segundo a pensar en ello. En cualquier caso, ya me marcho. Volveré dentro de unos días pues necesito ordenar algunos pensamientos antes de plasmarlos por escrito.

[…]

A menudo pienso en lo frágil que es la vida. A menudo pienso en amigos y conocidos que han tenido accidentes graves, también en aquellos que ya no están físicamente entre nosotros. A menudo pienso en mi abuelo Raúl y en mi suegra Nines (a quienes el cáncer se llevó antes de tiempo y antes de que pudiera ni tan siquiera conocerles). A menudo pienso en lo frágil que es la vida y casualmente hoy -26 de enero de 2020- trasciende la noticia del fallecimiento del espectacular jugador de baloncesto Kobe Bryant –una auténtica leyenda del deporte mundial y una gran persona- y de su hija Gianna en un accidente de helicóptero en el que también viajaban otras familias surcando el cielo de Los Ángeles (California).

Nacido para crecer

A medida que me voy haciendo mayor, el tiempo va tomando una dimensión distinta. Es por esto que hace algunas semanas reflexioné sobre qué haría si 2020 fuese el último año de mi vida. ¿Cómo puedo hacer para vivir la vida con más intensidad? Estos pensamientos me ayudan a valorar más mi situación y a intentar disfrutar más del día a día. Y, en lo profesional, a visualizar objetivos y proyectos a medio plazo y tratar de impedir que la rutina me domine.

Os confieso que me aterra no tener la sensación de estar haciendo lo que me gusta y al mismo tiempo pienso en cómo debo actuar para tener la conciencia tranquila de haberlo dado todo hasta el final. Me esfuerzo por mejorar mi actitud y mi manera de afrontar las situaciones. Porque desde hace algunos años, mi lema es “Nacido para crecer” (Born to Grow), y vivo con la firme convicción de que debo aprender más y más rápido y de que yo soy el que decido y que tengo poder para elegir mi futuro… hasta que llegue mi hora, evidentemente.

Hace no mucho me hice otra pregunta trascendental… “Lisandro, ¿estás en el momento y lugar adecuados para cumplir tus objetivos?”.

 

Hitos relevantes

Como hemos comentado, cualquier cosa puede ocurrir y todo puede cambiar de repente, pero aquí dejo por escritos algunos hitos relevantes que quisiera cumplir este año o en los venideros, y lo combino desde el punto de vista personal y profesional. Algunos ya están en marcha y forman parte del nuevo plan de vida:

-Consolidar el amor a través del matrimonio con mi futura mujer.

-Trasladarnos de región en busca de la prosperidad en un nuevo hogar: Alicante.

-Viajar de nuevo a Argentina diez años después, el país de mi familia paterna.

-Seguir disfrutando con la moto todo lo que podamos.

-Consolidar la agencia Lisandro Caravaca.

-He vuelto a jugar al tenis, quiero disfrutar de ello y competir algo si fuera posible.

-Montar mi propia escuela de tenis o dirigir una con socios.

Hoy es 27 de enero de 2020. He reunido el valor suficiente para exponer públicamente algunos temas personales (obviamente también hay muchos otros que no revelo en este artículo, como por ejemplo los familiares) aunque, por otra parte, me guardo otros proyectos profesionales en los que estamos trabajando y que confiamos en que salgan adelante próximamente. Me hace bien poner por escrito mis reflexiones y me hace bien compartirlas con vosotros y ojalá os sean útiles para vuestros propios propósitos y objetivos.

Este es mi particular homenaje a Kobe Bryant, a todos aquellos a quienes amamos y respetamos y, por supuesto, mi homenaje «escrito» a la vida. Como dice mi padre, Emilio Caravaca, “vamos a darle color” a nuestras vidas y a aprovechar el tiempo que nos ha sido concedido. ¡Salud y amor!

También te puede interesar: Mis 3 palabras 2020.

 

One Comment

  • Oscar Del Santo

    Querido LISANDRO:

    Me alegro muchísimo de tus éxitos personales y profesionales y el saber que has encontrado a tu media naranja me produce muchísima alegría.

    Te deseo todo lo mejor para este 2020 y seguiré atento a cómo se desenvuelve para ti.

Leave Your Comments