Bio - Lisandro Caravaca

El 30 de agosto de 2018 fue el punto de inflexión. Me encontraba leyendo un libro cuando me hice una pregunta trascendental… ¿en qué situación quiero verme dentro de unos años? Encontré una primera respuesta rápida: “aún no lo sé, pero desde luego, no como estoy hoy”. Y me formulé la segunda pregunta: ¿y qué debo hacer para cambiar esto? Y la respuesta no tardó en llegar: “recuperar la ilusión, hacer lo que me gusta y adoptar un nuevo estilo de vida”. Y en cuestión de horas me puse en marcha para cambiarlo.

¿Cómo podía empezar a hacer posible el cambio? Quizás encontrando lo que el profesor y conferenciante Ken Robinson denomina “el elemento” y diseñar un plan de acción en consecuencia: opté por combinar mi pasión (tenis) con mi talento (comunicación) para cumplir un objetivo profesional (ayudar al sector del tenis a hacer una comunicación excelente).

Así, y tras evaluar y comprobar las necesidades del sector durante los últimos años, fijé mi nuevo plan que consiste en ofrecer servicios de comunicación digital para el mundo del tenis (tenistas profesionales cuerpo técnico, clubes deportivos y torneos) con trabajo presencial cuando sea posible pero principalmente a distancia (remote work). Desempeñaré esta labor de una manera poco convencional como es viajando en moto por el circuito profesional de torneos y visitando los distintos clubes (estilo de vida nómada digital). A partir de hoy soy “The Social Media Manager of Tennis”. […]

Recuerdo muy bien que desde muy pequeño empecé a asumir responsabilidades cuando salía a jugar con mis amigos por el pueblo y mi padre me permitía fijar la hora de vuelta a casa que debería cumplir para seguir gozando de esa confianza y libertad. Podríamos decir que fue mi primer contrato extraoficial. Más tarde, a los 14 años, llegaría mi primer trabajo como monitor de tenis de apoyo para todo tipo de niveles, una faceta preciosa de mi vida que se prolongó durante 5 años más pasando por diversos clubes, adquiriendo un peso relevante en algunas escuelas deportivas y realizando diversas labores en torneos, etc. El tenis me aportó mucha disciplina, entre otras cosas.

Terminé la carrera universitaria, hice un postgrado y trabajé durante 6 meses como community manager en una empresa de Madrid hasta los 22 años. Con 23 años ya cumplidos, y tras varios meses de preparación, creé Eduskopia, mi empresa de innovación social que trabaja por la divulgación y formación de los conocimientos y competencias digitales que necesita la sociedad para adaptarse y sacar partido a los entornos tecnológicos y sociales. En septiembre de 2014, a los 25, fundé Sportsphilia, empresa especializada en generar negocio en los entornos digitales proyectando la trayectoria del cliente vinculado al mundo del deporte. Al año siguiente la cerré por falta de dedicación, aunque desde entonces ya habíamos detectado las oportunidades y siempre le he tenido ganas al mundo del tenis. En marzo de 2015 me embarqué en el lanzamiento de la startup tuAppbogado, la primera aplicación móvil para encontrar abogados de tu zona. Tras varios meses de impulso, decidí apartarme del equipo con el que aún guardo una buenísima relación. Desde mayo de 2016 a 2018, coordiné la comunicación y el proceso de digitalización de Instituto de Inglés PAE. En 2018 empecé a trabajar con grandes proyectos de formación para Renault (gracias a Zertia) y para Fundación ONCE (gracias a Cámara de Comercio de Valladolid). En este período he obtenido algunos premios y reconocimientos. El emprendimiento me aportó, entre otras cosas, autoexigencia y compromiso.

A los 23 años, sin apenas conocimientos en la materia, corrí mi primera maratón en Madrid, un año después los 100km solidarios en Ultratorozos, en 2018 repetimos Ultratorozos en otra dirección con 129km. El running me insufló autoconfianza y determinación. En los últimos cuatro años he gozado de mis aventuras con la moto con viajes de hasta 2000km en una semana. El mundo de la moto me dio la libertad.

He estudiado, y por lo tanto vivido, en Cambridge (Reino Unido) y en Vancouver (Canadá). He viajado por India, Argentina, Gran Bretaña, Francia, Dinamarca, Bélgica, Italia, Grecia, Croacia y Turquía. He trabajado en México y Colombia, y con Bolivia. Y aún me queda muchísimo por ver y hacer. Hoy, con 29 años, sigo dibujando el mapa de mi vida, incorporando experiencias y aprendizajes, y con la firme intención de desarrollar mi propia marca personal y mi trayectoria para ponerla al servicio de aquellos que lo precisen y aprecien.

Mi nuevo proyecto de vida comienza oficialmente el 15 de octubre de 2018 y ya estamos preparando la temporada de viajes a clubes y torneos en 2019. Todo un sueño. ¡Nos vemos en la ruta! ¿Quieres unirte al proyecto?

¿Qué me han aportado mis aficiones para la vida? El tenis me aportó la disciplina, el running me insufló autoconfianza y determinación y la moto… la moto me dio la libertad.

6 Comments

Leave Your Comments